Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

Boitel, paladín de la poesía iberoamericana para los golpistas hondureños

20110412174805-boitel.jpg

Ida Garberi

 

 

“Bienaventurados sean los perdedores, y malditos sean quienes confunden el mundo con una pista de carreras y lanzados a las cumbres del éxito trepan lamiendo hacia arriba y escupiendo hacia abajo. Bienaventurados sean los indignados, y malditos sean los indignos”.

Eduardo Galeano

 

 

Me siento muy mal, mi sangre hierve en mis venas cuando leo lo que el oportunista Boitel declaró a uno de los periódicos más golpistas de Honduras:

“Los Premios Florales son convocados por un ente gubernamental. ¿Cómo valora este tipo de iniciativa? Realmente, este es un hecho claro de apostar por la poesía, en casa de una tía en Cuba recuerdo un cartel que decía ‘La poesía es el alma de los pueblos’ y es realmente admirable el compromiso de todas las instituciones involucradas en este convocatoria. Su entendimiento humano y la necesidad de llevar la poesía a todos lados como la esencia de los pueblos”.

Aquí pongo el link para leer todo.....

 

http://www.elheraldo.hn/Vida/Ediciones/2011/04/06/Noticias/El-paladin-de-la-poesia-iberoamericana

 

Vuelvo a preguntarle, al vendido poeta, ¿a cual esencia, a cual alma de los pueblos haces refencia?

Yo no tengo el honor de haber nacido en tu isla gloriosa pero vivo en Cuba hace 11 años, amo esta Revolución con toda mi alma y estoy despuesta a morir para defenderla.

Por casualidad, en el recorrido por Tegucigolpe, ¿Boitel, estuviste en las calceres donde estan los presos políticos?

A lo mejor te iba a encontrar con las mismas técnicas de tortura que padecieron tus compatriotas cubanos durante las gestas revolucionarias que llevaron a la liberación de tu isla heroica, el faro de todos los revolucionarios.

Los hombres de Oscar Alvarez, ministro de “inseguridad” del gobierno asesino de Pepe Lobo no tienen nada que envidiar a los torturadores cubanos, los Ventura, los Paco Perez, los Cañizares, los Carratalá.

Boitel, ¿esta parte te la sabías?

Bueno, yo sí porque estuve en Honduras siete meses ayudando a los hermanos y hermanas del Frente Nacional de Resistencia Popular, principalmente denunciando las violaciones a los derechos humanos.

Simplemente viraste la cara hacia otro lado y recogiste el dinero del premio manchado de sangre. Creo que tu conciencia (si tienes alguna) será la mejor crítica de tu acto irresponsable.

Lo único que espero es que la maldición gitana de quien vende sus principios, te pueda alcanzar.

Y para terminar pongo las bellas palabras que escribió Gabriel Impaglione en esta ocasión, el sí es un poeta con principio:

 

“Ay Boitel

 

El régimen golpecrático de Honduras en Tegucigolpe pretende blanquear la violencia convocando a un concurso de poesía bajo el nombre de “juegos florales” o de Jugos Mortales, nunca entendí bien.

Estipulan un premio de cinco mil dólares mas viáticos para el ganador y arman un jurado, seguramente también bien pagado para legitimar la jugada cultural. Resulta ganador un poeta cubano que ya había hecho público su repudio al golpe en Honduras. Y contra muchos de los pronósticos el ganador, Boitel, termina viajando para recibir su dinero y sus laureles de manos de quienes ostentan el poder golpista en Tegucigolpe. Tan mal que hablaron de cubanos y socialistas y comunistas y chavistas y todo eso los funcionarios del régimen golpista y sus sucesores golpecráticos! Y allí estuvieron todos, festejando al cubano ganador, no otra cosa que un gran gesto de tolerancia y espíritu democratico esos funcionarios tan preocupados por la cultura!

“Estás en Tegucigalpa para recibir las infames monedas por las que has vendido tu dignidad, mercado la palabra y ofendido tu origen terrestre” le dice Samuel Trigueros a Pérez Boitel con una larga tristeza un desaliento doloroso que también me amarga.

“Yo me pregunto y te pregunto, Boitel ¿Qué sostiene tu palabra? ¿Con quiénes hace causa común? ¿Con los humillados de la tierra o con quienes reparten muerte y la barnizan de poesía? La poesía, Boitel, no es esa escalera de huesos inocentes hincada en medio de la sangre de los mártires y por la cual pretendes ascender a la alcoba de los poderosos, donde no hay más que sodomía y sombra. Para nosotros, poetas, hombres y mujeres hondureños que resistimos el embate del imperio y su barbarie, nuestra palabra no tiene precio y es nuestra máquina de guerra contra las inequidades.” Le dice el Poeta Samuel Trigueros a Boitel, con pureza indignada, con transparente coraje.

“Dicen que Rigoberto y otros compañeros dijeron que no había que “politizar” el premio, que “la poesía es la poesía” (sic).” Le comenta Samuel a Boitel. Sí, así fue lo que dijeron, Salvador Madrid me escribió en su momento una larga justificación sobre los “juegos florales”. Más de lo mismo- esas frases- con las que los ganados por el olimpo se justifican del lado de los verdugos. Una pena. Larga discusión que no admite sino una breve sentencia que no admite discusión alguna, porque la poesía es una cosa y el poeta es otra y la dignidad no se rifa ni la poesía se vende.

Fabricio Estrada le escribió a Boitel: “Digo que se decidió por los 5,000 verdes y no por la poesía.”

Le dice. Y le dice:  “Hace apenas dos semanas que la maestra Ilse Velásquez fue asesinada por la policía de Honduras, así que no es un hecho que haya sucedido hace dos años. La lógica de la represión en nuestro país ha ido en aumento a tal grado que ha sido imposible mediatizar la masiva violación de derechos humanos, por lo cual, la memoria dolorosa y furibunda está más que fresca en todos aquellos que aborrecemos la humillación y la persecución. A Boitel, Honduras le ha dado razones tras razones para no aceptar este premio inmisericorde, pero aún así, Boitel se ha decidido.” Le dice Fabricio a Boitel. Y me sumo a semejante claridad.

“Decidirse por la poesía es decidirse por la vida, decidirse por un premio en medio de la represión ¿es decidirse por la muerte?” le pregunta Estrada a Boitel. También se lo pregunto al poeta cubano.

Boitel adhirió en su momento al repudio que los poetas, escritores e intelectuales latinoamericanos y del mundo manifestamos en ocasión del golpe de Estado en Honduras. Qué Boitel adhirió al manifiesto? Qué Boitel repudió el golpe, los asesinatos, las torturas, la represión? Qué Boitel acompañó la voz sin fisuras de nuestros hermanos cubanos y latinoamericanos en aquella ocasión?

No encontraría espacio para ponerle punto final a una lista de poetas de nuestra Tierra angustiados por el hambre, las deudas, los picaportes rotos, las paredes despintadas, la alacena vacía, las facturas apilándose en la mesa de la cocina, los manuscritos inútiles en un cajón, los viajes siempre postergados, las librerías siempre ajenas, la incertidumbre cabalgando a sus anchas cada noche en vela. Como así también no encontraría uno de tantos poetas que en la cruel desesperación hayan vendido la dignidad por un puñado de dólares y las lentejuelas de un salón decorado para la ocasión, fugaz y tan vergonzoso.

Si, la poesía es la poesía. Y no se vende. Ni se alquila. No blanquea regímenes torturadores y asesinos, no edulcora aristocracias explotadoras, no hace de chupamedias, señores ni de empresarios, poetas. Esto está claro. Eso sí, se toma su tiempo, pero siempre separa la paja del grano; con el grano se hace el pan de todos los pueblos, con la paja se rellenan los espantapájaros”.

 

 

 

 

 

12/04/2011 11:48 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ana Esther Ceceña: Cuba pasa de nuevo a la ofensiva en términos de un pensamiento crítico

20110412175257-anaesther.jpg

Ida Garberi

“La caridad es humillante porque se ejerce verticalmente y desde
arriba; la solidaridad es horizontal e implica respeto mutuo”
Eduardo Galeano

Desde el primer momento en que conocí a Ana Esther Ceceña en abril de 2008, durante el VII Encuentro Hemisférico de Lucha contra los Tratados de Libre Comercio y la Integración de los Pueblos (celebrado aquí en La Habana), me llamó la atención por la sutileza y la serenidad con que enfrenta las temas que aborda ante los que la escuchan: con su voz suave, llama la atención cómo ilustra los problemas globales que conducen a la extinción de la especie humana y cómo, con su energía positiva, logra que  los asistentes tomen conciencia de la necesidad de resolverlos muy rápidamente, sin amilanarse ante la inmensidad de las dificultades.
Esta investigadora mexicana es la coordinadora del Observatorio
Latinoamericano de Geopolítica, profesora de geopolítica en el Posgrado de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y fue directora de la revista “Chiapas” y coordinadora del Grupo de Trabajo Hegemonías y Emancipaciones del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales
(CLACSO).
Este año nos volvimos a encontrar en Cuba en enero, en el taller de Paradigmas Emancipatorios; en la Feria del Libro de La Habana, donde presentó la edición cubana de su libro “El águila despliega sus alas de nuevo: Un continente bajo amenaza”, escrito con Humberto Miranda (docente de Filosofia y miembro del Grupo GALFISA  de la Universidad de La Habana) y en las jornadas del Observatorio Latinoamericano de Geopolítica “Dominación o Emancipación. La disyuntiva del siglo XXI”.
Después de descubrir una pequeña anécdota que nos une aún más y que nos muestra que el mundo es un pañuelo, me sentí tan identificada con el valioso e indispensable trabajo de Ana que quise hablar con ella acerca de algunos temas interesantes.
En primer lugar, Ana me comenta sobre la reunión con el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y los intelectuales que participaron en la Feria del Libro de La Habana del mes de febrero.
“Estoy muy feliz de que, una vez más, Fidel eleve a Cuba en términos de la acción crítica, fue una reunión de articulación universal para que todos los intelectuales del mundo trabajen juntos contra el exterminio de la humanidad, el Comandante expuso su preocupación por una posible guerra nuclear y por la guerra real que ya existe en
muchos países, por el hambre, por la desertificación, en contra del uso de la tierra para producir biocombustibles. Todos estos puntos nos los dio para que reflexionáramos sobre el sistema y analizáramos los peligros que representan, nos subrayó que llegamos al punto en que estamos perdiendo las condiciones de reproducción de la vida, si las
cosas siguen en la misma dirección. El problema es que el capitalismo siempre encuentra una manera de corregirse, produce crisis y luego se recompone, pero esta vez se trata de una crisis que se resuelve con su propia negación. Para resolver los problemas de la catástrofe ecológica y social, el capitalismo debe inventarse de nuevo, pero ya no como un sistema de dominación sobre la totalidad de la naturaleza, es decir, negándose a sí mismo”.
Ana dice que el capitalismo siempre ha resuelto las crisis de una manera tangencial y esta vez también puede hacerlo, si se encuentra un lugar para vivir en el universo; de no encontrarlo, seguirá llenando la tierra de dióxido de carbono y muchas otros tóxicos que nos envenenan a nosotros.
La investigadora mexicana me dice que estamos en una encrucijada: o continuamos en la misma dirección, que representa el desastre total, o empezamos a pensar en términos no-capitalistas. “Sabemos que la segunda posibilidad es una tarea enorme, porque tenemos que repensar desde cero los fundamentos epistemológicos: cuáles son las necesidades básicas de la población, lo que significa comida... Por ejemplo, la forma del “vivir bien” de los pueblos indígenas andinos no se basa, claramente, sobre lo superfluo, no se basa en lo material, sino en la calidad de vida y especialmente en la capacidad critica del proceso, que es la capacidad de autocrítica que todo el mundo debería tener.
Recuperar nuestro horizonte de sentido no es, entonces, un volver al pasado sino recuperar nuestro pasado y dotar de contenido al presente desde la potenciación del pasado como memoria actuante. El decurso lineal del tiempo de la física moderna ya no nos sirve; por eso precisamos de una revolución en el pensamiento, como parte del cambio.
El pasado no es lo que se deja atrás y el futuro no es lo que, de modo inerte, nos adviene. Cuanto mayor se haga el pasado consciente, habrá mayor posibilidad de generar el futuro. El problema de la historia no es el pasado sino el presente, que tiene
siempre necesidad de futuro”.
Ana se esfuerza en señalarme que detener esta marcha catastrófica hacia la extinción de la humanidad requiere una profunda revolución del pensamiento en la que deberán unirse  todas las “cabezas pensantes del planeta” y en esta definición no considera sólo académicos, sino también a los pueblos indígenas, a los  movimientos sociales, a las personas en general de América Latina que han resistido por 500 años al colonialismo. “Es importante que la presente convocatoria venga de Cuba, que nos llame a todos a unir esfuerzos; esta isla con su Revolución siempre ha despertado las mentes con los grandes llamamientos de la izquierda, aunque ha pasado un buen tiempo desde la última vez. Sólo esperamos que las lógicas individuales no detengan el proceso y lo destruyan”.
Hablando sobre el tema del taller de Paradigmas Emancipatorios, Ana dice que es un punto de encuentro muy importante para la comparación entre los diferentes tipos de luchas, es justo que se lleve a cabo en Cuba, porque es el lugar de nacimiento de la primera Revolución exitosa en América Latina; es importante entender ahora que el
socialismo cubano no es sólo de los cubanos y las cubanas, es un patrimonio muy valioso de todos los pueblos del mundo, representa una alternativa tangible al capitalismo.
“En Paradigmas Emancipatorios se refleja el socialismo cubano desde su interior, los seminarios son muy interesantes porque es raro ver una autocrítica del sistema cubano sobre la manera de pensar el futuro, no estamos acostumbrados a ver la realidad cotidiana de Cuba que busca puntos de contacto con la realidad de la totalidad de nuestro continente. En América Latina desde el Zapatismo, se quiere construir un mundo donde quepan todos los mundos, un pensamiento que vea la diversidad como riqueza,
que busque la autogestión, que quiera construir otra institucionalidad, completamente diferente a la que tenemos, que es paternalista, piramidal, suplantadora, autoritaria, vertical ... todas las cosas que no queremos”.
Por ejemplo, Ana vuelve a hablar del “vivir bien” de los pueblos indígenas andinos, que se consideran como parte de la naturaleza, que está antes que todo, y por eso no se debe destruir. Parece sólo una propuesta ecológica y en cambio, es un mensaje político, porque está contra las reglas del capitalismo, del consumismo, que es una carrera
acumuladora, vertical, ascendente y depredadora. El capitalismo niega la vida, siempre vive en competencia con el otro, que puede ser un otro natural o un otro humano.
“Los pueblos indígenas tienen en común el pensamiento de recuperar la subjetividad, entienden el consumo desde otro punto de vista, hay que ‘desmaterializar’ la vida, pensamos en necesitar tantos objetos que nosotros mismos nos estamos transformando de sujeto en objeto.
Cuando la gente es más abierta está fascinada con el contacto con experiencias de vida muy diferentes de la suya (la gente más limitada al revés se asusta), entonces tenemos que educarnos en esta curiosidad positiva por conocer, por estimular la emoción y el respecto a lo diferente. El capitalismo nos robó estos sentimientos, esta sensibilidad, este deseo de conocer.
El deseo es un gran impulso que puede mover los horizontes, porque estamos unidos en nuestra diversidad, y los horizontes convergen hacia un punto común que es anti-capitalista”.
Ana concluye la conversación diciendo que los Paradigmas Emancipatorios contribuyen al análisis de los horizontes, logran socializar los deseos para ponerlos a todos en la misma dinámica que, esperamos un mañana, pueda llevarnos a un mundo un poquito mejor.






12/04/2011 11:52 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Rafael Díaz, de famoso actor a héroe anónimo de Playa Girón

20110415172406-rauleveliorafael.jpg

Ida Garberi



"...Cuando una causa, una idea, se hace conciencia de todo un pueblo, no hay fuerza en el mundo capaz de destruirla"

Fidel Castro Ruz





Una, de las muchas realidades de Cuba que me maravillan y me conmueven, es la sencillez de sus habitantes, que son capaces de contar historias absolutamente fascinantes y nobles como si fueran hechos normales de todos los días.

Rafael Díaz, nombre artístico de Raúl Evelio Díaz Delgado, en aquellos tensos días anteriores al ataque a Playa Girón, estaba trabajando en el circuito de radio CMQ como actor y decidió responder de inmediato al llamamiento lanzado por las Milicias Nacionales Revolucionarias para defender a su país.

"Era diciembre de 1960, cuando fui citado al estadio universitario, donde se fundó mi compañía de combate, la 19. Después, pasé la escuela de milicia en la finca Kuquine (15 días durante los cuales los milicianos recibíamos clases de armamento, tiro y táctica elemental de guerra). Allí me entregaron mi boina verde olivo como símbolo de graduación del curso después de haber resistido la marcha de los famosos 62 Km.".

Mientras Rafael me habla, sus ojos se iluminan y parecen visualizar los recuerdos de aquellos días de gran intensidad patriótica, me cuenta acerca del trabajo político-social en el Escambray, (me muestra una foto histórica que le sacó Jorge Ricardo Masetti, mientras Rafael enseñaba a leer a una campesina de dicho macizo montañoso del centro del país) durante la lucha contra bandidos. Luego vendría, el regreso a la capital, ya que se temía que ocurriera, en cualquier momento, el ataque cobarde de los mercenarios pagados por los Estados Unidos.

Para entender el ardor revolucionario de Rafael, hay que saber que nació en Agramonte, un pueblo de la provincia de Matanzas muy pobre antes del triunfo de la Revolución: aquí el joven, para mantenerse, tuvo que limpiar pisos, vender billetes de lotería y hacer de mensajero en una compañía de seguros.

"La Revolución me ha permitido ser quien soy, esta Revolución de los pobres y para los pobres tenemos que defenderla hasta las últimas consecuencias, y por todo eso tuve el honor de escuchar, aquel lejano 16 de abril de 1961 al Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz proclamarle su carácter socialista, pues yo estaba en la histórica esquina de 23 y 12"

Esa misma noche, el batallón de Rafael, el 120, se trasladó a Jagüey Grande, en espera de los combates.

"Allí vivía mi hermano y yo fui a verlo para saludar a toda la familia, y decirles que tuvieran fe, que la Revolución, seguramente, ganaría. Y a mí, si me tocaba morir, no era muy importante, porque yo tenía que defender lo más preciado que tenía el pueblo cubano: su Revolución".

Rafael luchó valientemente, y junto a todos los milicianos cubanos, contribuyó a que los Estados Unidos sufrieran su primera derrota militar en América Latina, demostrándole al mundo que no son absolutamente invencibles e infundir esperanza en el continente.

El carácter humanista de la Revolución, se refleja en el gesto de Rafael, que cuando reconoció a uno de los mercenarios capturados, (el hijo de la familia que lo había tratado como a un esclavo antes de la Revolución), llamó a sus familiares para tranquilizarlos sobre la salud del joven.
 A pesar de los malos recuerdos que le había dejado la familia aristócrata y el hecho de que el joven mercenario ni siquiera recordaba quién era Rafael, el actor miliciano sonrió y pensó en voz alta, puesto que entendía su presencia entre los mercenarios, pagados por los Estados Unidos: "Yo vine preparado para morir por mis ideales, pero tú regresaste a Cuba para tratar de recuperar tus intereses materiales".

Antes de regresar a La Habana, para incorporarse a la vida de todos los días, Rafael fue a saludar a su Agramonte querida, con algunos de los compañeros del batallón: la ciudad los recibió como los héroes que eran, con un gran cariño y júbilo de familiares y vecinos.

De aquellos días de gloria Rafael me enseña, como recuerdos, las medallas conmemorativas que les entregaron en estos 50 años que han transcurrido y la foto que le sacó Jorge Ricardo Masetti, y me confiesa, con un toque de nostalgia, que su gloriosa boina verde olivo de miliciano es ahora admirada por los visitantes del Museo del Central Australia (sede de la Comandancia de la Fuerza Armada Revolucionaria durante el ataque a Playa Girón). "Cuando yo estuve allí para celebrar el 45 aniversario de la batalla, me preguntaron si donaría mi boina verde olivo... al momento me sorprendí y les pregunté si se daban cuenta de lo que me estaban pidiendo ... después;  pensé y decidí que no había mejor lugar para ella que un museo tan importante. Ahora que está allí, todo el mundo puede verla".

"En La Habana, comencé de nuevo mi vida normal, participaba simplemente, sin hacer demasiado ruido, en todas las tareas que la Revolución necesitaba y necesita".

Rafael, por modestia, no me dijo nada de su exitosa carrera como actor de Radio Progreso, en la que obtuvo numerosos premios, como el del Festival Nacional de la Radio, en el año 2004; el Sello de Laureado; la Medalla Raúl Gómez García; el Micrófono de la Radio Cubana, y el Sello 85 Aniversario, por sólo mencionar algunos.

"Mira, yo no podía hacer otra cosa, por ser un verdadero revolucionario me quedé aquí y sigo luchando cada día, no puedo bajar la guardia, porque yo soy Cuba, yo soy la Palma, yo soy la Revolución, que llegó a mi isla para quedarse para siempre", concluyó emocionado Raúl, Rafael o Evelio, como quieren llamarlo, el hombre con tres nombres, pero con un solo corazón, rojo intenso y eternamente rebelde.



15/04/2011 11:24 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris