Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2009.

Celia Hart: Haydée del Moncada a Casa

20090807063933-librocelia1.jpg

Ida Garberi * 

“Para mí ser comunista no es militar en un partido: para mí ser comunista es tener una actitud ante la vida” 
Haydée Santamaría Cuadrado 

 

 

Querida compañera, 

hoy quiero contarte que el viernes 24 de julio de 2009 en Encrucijada, tierra de origen de tu estirpe rebelde, en Cuba, vio la luz, un libro tuyo, por primera vez en absoluto,  y no será la última, te lo juro sobre lo más sagrado que tengo (yo haré lo imposible para ayudar en los esfuerzos casi milagrosos de Chela Rodríguez, de tu prima Norma Ruiz Santamaría y de los mas estrechos colaboradores), para que tu pueblo por fin pueda conocerte como mereces, aprender a estimarte y darse cuenta de que su maravillosa revolución perdió a una luchadora fundamental, incansable y sumamente honesta, por una malvada broma de la suerte. 

Tú sabes, que cuando Norma me llamó por teléfono para invitarme al acto de presentación de tu libro “Haydée del Moncada a Casa”, de la editorial Capiro, de Villa Clara, el corazón me brincó en el pecho, por el gesto de cariño que me regaló, y sentí una mezcla de alegría y tristeza, porque supe que se estaba realizando un gran sueño tuyo, exactamente como tú lo deseaste, con amor y dedicación...pero, tú, Celia, no podrias estar. 

Me equivoqué, absolutamente: porque desde que bajé del autobús, que nos llevó al pequeño pueblo de la provincia de Villa Clara sentí perfectamente alrededor de mí tu vuelo de mariposa de la cultura cubana, como buena dueña de casa, condujiste nuestros pasos a la casa museo que fue de tu familia. 

Me tomaste por la mano, me describiste en mi oído aquellos lugares donde tú disfrustaste tus vacaciones en varies oportunidades y donde asististe a los encuentros de tu familia, a veces animados por las discusiones entre tu madre y tu abuela Joaquina Cuadrado, que, como tú misma dijiste, fue una mujer dura y decidida. 

En el documental que vimos, como principio de la presentación del libro, que fué grabado en el octubre del 2007, mientras se celebraba el 80°aniversario del nacimiento de tu tío Abel Santamaría, recordaste la figura de tu abuela como una luchadora intransigente y fuerte, dispuesta a todo para defender a los trabajadores del Central Constancia, lugar donde se desarrolló toda su vida y donde ella misma aprendió a ser comunista. 

Esta española, cuando emigró de su península no creo que imaginó que pariría una estirpe de iluminados de la historia y que también ella misma moriría militante del glorioso Partido Comunista de Cuba. 

Y así tú continuas enseñandome pasos importantes de la historia de Cuba, también en el documental recuerdas el soviet de Nazábal, fundado en esta provincia en el 1933, donde los trabajadores del central expropiaron la estructura, para convertirse en los únicos propietarios y aplicar la lucha de clase. 

Otros 35 centrales los seguirian y, a la provincia de Villa Clara tenemos que reconocer, una vez más la medalla de rebelde honoris causa. 

Me quedé hechizada en verte tratar el tema del soviet, siendo crítica, tan viva, buscando la verdad y me ilusioné de que tú todavía pudieras llegar; que estaba retrasada solo porque tu automóvil te dejó……pero cuando Marta Rojas, la periodista del Moncada, empiezó a hablar de tu libro, me di cuenta de que no entrarías jamás en la casa museo. 

Marta es, de veras, muy perspicaz definiendo el libro como “un texto del alma, valiente y hermoso”, y luego hizo notar a los presentes que los casos, como el tuyo, son más únicos que raros, es decir, no es facil encontrar a una hija escritora, con un enorme talento natural, que se ocupa de mantener vivo el legado de su madre, que presta su musa para escribir un homenaje por la que fue la gran revolucionaria del Moncada y de la Sierra, pero también una ejecutiva encomiable de la Casa de Américas, sin perder de vista el mando de su misma casa. 

La periodista del Moncada nos contó muchas anécdotas de Haydée, a veces simpática y singulares, ayudándonos a pintar una imagen humana de esta gran revolucionaria, para no verla sólo en el aspecto oficial de su trabajo incansable por la Revolución cubana. 

Marta, luego, explicó la estructura del libro, donde aparte de tus artículos sobre Haydée, se encuentran una conferencia sobre el Moncada que Yeye impartió en el 1967, en la Escuela de Ciencias Políticas de la universidad de La Habana y muchas cartas fundamentales para descubrir a tu mamá en la profundidad de su corazón, como una carta desde la prisión de Guanajay a tus abuelos, donde da ánimo a sus padres, después del ataque al Moncada, por la muerte de Abel, una dedicatoria a su marido Armando Hart, dos cartas de Ernesto Che Guevara a Haydee y una carta de Yeye al Guerrillero Heroico, después de su desaparición física. 

Acabada la presentación, querida compañera, fuimos a llevar flores a tu tío Abel, en su estatua, en la plaza del pueblo, para no olvidar que estábamos celebrando el 56° aniversario del Día de la Rebelión Nacional y reconociendo la gloria de los mártires del ataque al Moncada. 

Claramente hemos llevado girasoles, la flor querida de Haydee, como tú misma nos recuerdas: “porque para ser tan hermosa como es, no renuncia a ser inteligente, fácil de plantar y útil: de ella se saca buen aceite. El girasol se siembra en campos abiertos al sol y al agua. Esa flor menea la corola en busca del Sol, formando lindos rejuegos con el tallo [...] y además le gusta convivir con sus compañeras [...] Es, en definitiva, una flor revolucionaria».

Antes de volver a La Habana, tú sabes que fuimonos hasta el Central Constancia, hoy el Complejo Agroindustrial Abel Santamaría Cuadrado: también aquí tu voz me contó la disposición de la casa de tus abuelos y las proezas del General de las Cañas, Jesús Menéndez, como tú las escuchaste de tu madre, que no perdió ninguna conferencia del gran sindicalista, para absorber aquellos principios marxistas que no pudo leer antes de la Revolución cubana, ni tampoco a su llegada a La Habana, por falta de fondos para comprar los libros, puesto que como la misma Haydee afirmó, para comprar los fusiles y las balas, a veces tuvieron que olvidarse de comer.  

“Y para quienes sólo cuentan los hechos “medibles”, ahí está la Casa del amor que fundó Haydée, ahí está esa América, de la cual fue devota, pues sintió su palpitar trémulo y confuso al hacerse novia de sus heraldos. Respetad, pues, estos hechos contables, todos aquellos para quienes el corazón, no  piensa y, por no saber sentir, no entienden y llaman locos a los que les superan en cordura del alma”: éstas son tus palabras, los vocablos de una iluminada de la historia que cuenta sobre otra iluminada, que accidentalmente, te dio a luz.   

 

*la autora es la responsable de la página en italiano del sitio web de Prensa Latina 

07/08/2009 00:39 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

¡Ojalà!

20090812012111-imigrati1.jpg

Ida Garberi * 
 
“El hombre vive dónde habita su alma, no dónde se encuentra su cuerpo” 
Mahatma Gandhi 
 
Hoy, 13 de julio de 2009, estoy aquí en Roma en casa de Stefania, acostada sobre su sofá tratando de metabolizar sensaciones, desilusiones e ilusiones (que quieren forzadamente quedar vivas) mientras pienso en el mi “bonito país”, Italia, que se está prostituyendo y destruyendo lentamente, mientras un poder mediático impalpable está contaminando su fibra, su estructura en el modo más pérfido. 
Tuve que dejar temporalmente “mi Cuba querida” para solucionar tristes problemas familiares y volver a mi península… que ahora no siento más mía, pero sólo geográficamente reconocida como lugar donde, accidentalmente, empezó mi existencia. 
Porque está claro que Gandhi tuvo absolutamente razón, mi alma tiene necesidad de horizontes más vastos y abiertos, acogedores e infinitos como los que ofrece La Habana, y no puede morir y ahogarse hoy en la gris y provinciana Bolonia, ciudad italiana dónde vivií los años más lindos de mi vida, antes de trasladarme al Caimán Verde. 
¿Pero a dónde se fue el espíritu acogedor e internacionalista de mi época universitaria dónde la reseña musical “Música venida de otro mundo” (para sólo dar un ejemplo) nos permitió encontrar y disfrutar de algunos cantantes egipcios “sufi”, que interpretaban casi en éxtasis los versos del Corán? 
Hoy, desgraciadamente, algunas personas que se declaran progresistas siguen al secretario de turno del absurdo Partido Democrático, (compuesto sólo de cadáveres), que se autodeclara a la oposición del pequeño hombre con manías de grandeza, que es hoy el primer ministro del país. 
¿Y cuáles hechos concretos realizan para combatir el fascismo dominante?  
(Ésta es una pregunta retórica, sé perfectamente que no existe ninguna respuesta!)  
¿Y estas personas progresistas donde dejaron el progreso de su mente cuando me confiesan que, viendo la llegada de un barco cargado de los “buscadores de sueños”, algo bronceados, desean que se hunda, que desaparezca (en la profundidad de su corazón), para evitar este terrible problema que los pone delante de la violenta realidad de no ser capaces a aceptar lo diferente? 
Todo esto gracias a un inteligente trabajo de los medios de comunicación, que supieron manipular la prensa de los ciudadanos del primer mundo, haciendo aflorar la peor parte y egoísta de cada uno de nosotros, que puede llevar sólo a la violencia y a la destrucción. 
Por centenares de años el primer mundo se dedicó, y continúa, robando las materias primas de África y América latina, pagándoles sólo limosna a sus verdaderos dueños, las famosas perlitas de colores que Colón y los españoles les propusieron a los indígenas del Nuevo Mundo para sustraerles inmensas riquezas, porque “un día llega de lejos huescufe conquistador, buscando montañas de oro, que el indio nunca buscó, al indio le basta el oro que le relumbra del sol. Levántate, Curimón”....como cantó la famosa cantautora chilena Violeta Parra.  
Pero ahora las cosas están cambiando, los más pobres, cegados por el “mito norteamericano” o el “sueño europeo”, están emigrando en masa buscando desesperadamente aquella suerte que hasta hoy no les tocó vivir. 
Y a nosotros, ciudadanos del primer mundo nos toca mirarnos por dentro, en el alma, ser honestos y pensar que si nosotros podemos tener un cierto nivel de vida medio-alto lo debemos al hecho de que aquellos buscadores de sueños que navegan sobre un barco ruinoso hacia Europa literalmente estan muriéndose de hambre en su patria. 
Creo que es justo no caer en sentimentos piadosos y fustigarnos con enormes sentidos de culpa, que no solucionarían el problema: tenemos que mirarles a los ojos a estos hombres y mujeres tan diferentes de nosotros, aceptarlos como seres humanos, iguales pero diferentes, con su equipaje de cultura y costumbres.  
Porque escondernos de trás del miedo, no creo que sea un proceso fácil, pero tenemos que pensar que la violencia sólo engendra violencia, el diálogo y la acogida, en cambio, permiten la comunicación y la integración. 
Justo estando aquí, en el sofá de Stefania echo el ojo sobre un libro que me interesó mucho, “(H)ombre(s) migranti” de Andrea Cantaluppi, un ex-sindicalista que se apasionó mucho con el tema de la inmigración y dedicó un período de su vida a hacer trabajo voluntario en una misión católica, administrada por religiosos scalambrianos, que apoyan a los emigrantes de todas las naciones de Centro América, a Nuevo Laredo, Tamaulipas, en Mexico. 
Tuve luego la suerte de conocer personalmente a Andrea y escuchar las horribles historias de aquèllos desgraciados que, dispuestos a todo, intentan atravesar el Rio Bravo, saltar el muro de la muerte y entrar en las fauces del imperio, los Estados Unidos. 
Se me hiela la sangre al pensar que sólo, por este punto, pasan cerca de diez mil desheredados al año (no oso pensar, cuántos serán efectivamente, a lo largo de la frontera) y que dos sacerdotes y algunos voluntarios tratan de sustentarlos y ayudarlos, con amor y solidaridad, lucha y sufrimiento, empeño y dedicación. 
Para Andrea fue muy importante este encuentro-choque con “Ellos”, los que no existen, los nuevos esclavos, los sin documentos, los analfabetos, que una vez emprendido este viaje del no regreso, hacia el país maravilloso que creen los transformará en los ricos de las películas, estan en las manos de cualquiera, vulnerables y solos. 
Y el hecho más triste es que en una ciudad como Nuevo Laredo los abusos a estos nuevos esclavos son perpetrados principalmente por la policía, que privan, ilegalmente, de la libertad no sólo a los centroamericanos, pero también a los mismos mejicanos. 
Sólo en los últimos tres meses, las denuncias son más de 160 y se refieren a abusos sexuales, secuestros, robos, amenazas graves, retención de documentos y tráfico ilegal de personas. 
Afrontar directamente todos estos problemas, permitió a Andrea desarrollar una real catarsis, lo llevó a escribir el libro, donde cuenta su experiencia y algunos perfiles de los “no existentes” que conoció y la decisión de donar toda la ganancia del libro al centro de acogida. 
¿Pero nosotros, sabremos hacer lo mismo? 
En este momento el ciudadano italiano está prácticamente solo alante este problema, el estado sólo manda mensajes de represión, creando guetos y sancionando la ley sobre la seguridad que “legaliza” la xenofobia y representa un desagradable precedente para la democracia italiana, que viene intensamente contaminada por un crimen que castiga por lo que uno es (inmigrante clandestino) y no, por lo que hace, y transforma la condición de pobre en crimen.
Esta terible ley ya tiene la primeras víctimas: mujeres embarazadas que no van al hospital y enfermos graves que ya no acceden a las curas sanitarias, por temor de ser denunciados y deportados. Padres que esconden a los niños, por temor a perderlos, porque están imposibilitados de registrarlos y de ofrecerles condiciones de vida decentes. Casos sospechosos de Tuberculosis y otras enfermedades contagiosas, entre otras la influencia A/H1N1: enfermedades que se difunden fuera de control, porque los emigrantes no van a las estructuras sanitarias. Los niños, además, no pueden recivir las vacunas obligatorias de la edad evolutiva.  
Personas frágiles que eligen quitarse la vida, y sus muertes son declaradas como “accidentes” por los inquisidores que no quieren oir hablar de persecución étnica. La joven marroquí F.A., 27 años, se mató tirándose en las aguas del río Brembo, en Ponte San Pietro (Bérgamo). Ella se suicidó porque era clandestina, no logró legalizarse y era consciente de que con la ley n. 94/2009 sobre la seguridad, su presencia en Italia se habría convertido en un crimen, que la habría condenado a vivir sin derechos, en espera de la deportación.
Debemos, atrevidamente, destruir el muro de la comunicación, sobre todo tratar de trabajar juntos y unidos, los religiosos con los laicos, los comunistas convencidos con los progresistas sinceros. 
Es una apuesta demasiado importante para nuestro futuro, que ya no tendrá un color solo, sino blanco o negro, ni un sólo idioma, sino italiano, español, inglés, francés, svajili, árabe o uolof: será una mezcla que debemos, nosotros mismos, pretender sea armoniosa y serena.  
Tenemos que erradicar las falsas “verdades”, y difundir las realidades de los inmigrantes, los quales en Italia producen el 10% del PIB, incluso siendo solo el 6% de la población. Pagan cerca de 7 mil millones de euros por concepto de contribución a las jubilaciones, cerca de 5 mil millones en impuestos y para otras prestaciones sociales, de donde casi siempre son excluidos, como Pietro Soldini afirma en el epílogo del libro de Andrea Cantaluppi. 
¿Seremos capaces de derrotar esta manipulación mediática sin precedentes con una toma de conciencia individual, redescubriendo nuestro ánimo y las motivaciones fuertes de los valores de la sociedad interétnica e intercultural? 
¡Ojalà!…….. 
 
*la autora es la responsable de la página en italiano del sito web de Prensa Latina  

11/08/2009 19:21 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Ahora, sólo depende de nosotros

20090820010434-adriana1.jpg

Ida Garberi * 
 
“Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica: la voluntad”.
Albert Einstein 
 
El patio de la sede del ICAP (Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos) en el corazón del Vedado, en La Habana, el 31 de julio de 2009, se presenta muy variopinto y vivo; sentados y escuchando una conferencia sobre los Cinco cubanos hay casi 300 norteamericanos, cerca de 140 son participantes de la Brigada Venceremos y los demás pertenecen a la Caravana por la Paz de Lucius Walker, es un pueblo entero muy atento, que no pierde ninguna palabra del abogado Roberto González, hermano de René, uno de los Cinco cubanos prisioneros políticos del imperio.  
Acompañandolo, como representantes de los familiares de los Cinco, están también Adriana Pérez, esposa de Gerardo Hernández, otro hermano de lucha injustamente encarcelado, Rosa Aurora Freijanes, esposa de Fernando González, otra víctima del odio político de los yanquis hacia Cuba e Irma Sehwerert, madre de Renè. 
Cuando entro en el patio percibo una atmósfera electrizante, viva, solidaria, internacionalista, sonrío sola pensando en todos estos hombres y mujeres, que están desafiando el bloqueo de su gobierno, el norteamericano y sobre todo quieren empeñarse para hacer todo lo posible para liberar a los Cinco cubanos, para demostrar que ellos no están de acuerdo con la mayoría, imperialista y clasista, de nuestros vecinos del Norte. 
Roberto nos hace un pequeño resumen del caso, explica sobre todo la última infamia de la Corte Suprema, que no aceptó reexaminar el caso de los Cinco cubanos, a pesar de los 12 Amicus presentados por la defensa. 
En la historia jurídica de EE.UU. jamás había sido elaborado tan elevado número de documentos de amigos de la Corte (amicus curiae brief), en apoyo a la petición presentada por la defensa en un caso.
Pero nada de esto sirvió, para los yanquis, Gerardo y René tendrán que terminar sus condenas (Gerardo tiene que morir y volver a nacer dos veces y expiar 15 años para poder considerarse libre; mientras que René, después de haber pasados 15 años en la carcel sólo por defender su patria, tendrá que arriesgar su vida durante tres años de detención domiciliaria en la boca del lobo, en el mismo Miami, fragua del odio anti-castrista) y Ramón, Antonio y Fernando esperan nuevas sentencias de la misma jueza fascista que dirigió el circo jurídico del proceso, sanciones que deberían ser emitida el 13 de octubre de 2009. 
¿Y, nosotros, los hombres de buena voluntad podemos quedarnos callados y mudos alante todo esto? 
En mis oídos siento el eco de las palabras vibrantes de Roberto: “Ahora, sólo depende de nosotros”. 
Y es verdad, personalmente, siendo parte del Comité Internacional por la Libertad de los Cinco aquí en La Habana, me considero aún más responsable e intranquila pensando en mis hermanos prisioneros, y creo, que todos estos ciudadanos norteamericanos que escuchan atentos a Roberto, tienen en sus manos las llaves de las celdas: la solidaridad es la única arma que puede devolverles la vida a nuestros héroes. 
Las voces de estas personas unidas y gritando contra la injusticia pueden llegar a los oídos de los otros norteamericanos, sacudirlos, contarles todas las violaciones de los derechos humanos perpetradas contra ellos y sus familias y llegar a la victoria, que sería un sola: LIBERTAD.  
Después de la intervención de Roberto, los presentes empiezan a hacer preguntas y una chica pide que se le aclare si la reciente visita a Cuba de los Congresistas del Cauco Negro de los EE.UU. pudiera influir en un futuro en la liberación de los Cinco o en la entrega de los visados de entrada a los EE.UU de las dos esposas, las quales después de 11 años todavía ven negado un sagrado derecho internacional. 
Quien toma la palabra es Adriana, persona que yo admiro intensamente, y con toda su calma y seguridad (a pesar de estos largos años de un doble sufrimiento absolutamente inmerecido) recuerda que justo el mes pasado le fue negado, por enésima vez la visa de entrada para visitar a Gerardo: ¿pero entonces, dónde están las promesas que los congresistas le hicieron? 
Es triste tener que llegar a esta terrible conclusión: todas las promesas hechas por el nuevo gobierno de Obama sólo quedan como palabras vacías, hipócritas, la espera de una abertura hacia Cuba no tiene ya sentido (temo que no llegue nunca, si no sucede un milagro) y como el líder venezolano Chávez afirma, el mismo presidente yanqui parece prisionero en un laberinto terrible. 
Siguen las intervenciones, entre otras, el abogado José Pertierra reiteró que este es un caso político que tendrá una solución política, pues incluso un fallo judicial favorable sería fruto de la solidaridad, y calificó a estos grupos de solidaridad de embajadores de la verdad y de esta lucha ante el pueblo de Estados Unidos y sus gobernantes.
Esperanza Martel Gaitán, una de las fundadoras, en el 1969, de la Brigada Venceremos, que justo este año celebra sus 40 años desafiando el bloqueo para defender el derecho a la solidaridad con el pueblo cubano desde los EE.UU., es originaria de Puerto Rico y pide la palabra para recordar la propuesta del cambio, es decir hacer un “gesto por un gesto”, que Raúl Castro ofreció a la administración  de Obama en el diciembre del año pasado, en una rueda de prensa después de la reunión del Grupo de Río, en Brasil. 
Es ella quien nos hace recordar a sus cuatro compatriotas, Lolita Lebrón, Rafael Cancel Miranda, Irving Flores y Oscar Collazo, que fueron liberados por los Estados Unidos después de 24 años de cárcel y gracias a las negociaciones dirigidas por Cuba para conseguir, en el 1979, “un gesto unilateral y humanitario”, como afirmó el líder de la Revolución cubana, Fidel Castro. No pasaron diez días de la liberación de los puertorriqueños que Cuba puso en libertad a tres ciudadanos norteamericanos que habían pasado 10 años en las cárceles cubanas. 
Pero entonces, Esperanza no entiende por qué Obama no contesta a la proposición de Raúl, que le ofrece a los 54 mercenarios de la prensa, conocidos erróneamente como periodistas independientes (creo que existen pocas personas así dependientes al vil dinero, dispuestas a todo para subvertir totalmente el estado de derecho!) por los nuestros Cinco Héroes, sólo culpables de querer mucho a su patria y de sacrificar los mejores años de sus vidas para defenderla del terrorismo.   
“Una vez más la respuesta es encerrada en la solidaridad, está en nuestras manos,  tenemos que lograr que la verdad se abra paso, que el ciudadano común sepa de esta terrible injusticia, llegar más a universidades, escuelas, comunidades, gremios, hacer lobby en el Congreso y presionar por todas las vías, desde e-mails y avisos pagados hasta actos de desobediencia civil”, afirma Esperanza.  
Otra gran activista de siempre a favor de Cuba, Gloria La Riva, coordinadora del Comité “Free the Cuban Five!” en los Estados Unidos, recuerda su experiencia del año pasado, cuando fue detenida en Washington durante una manifestación por los Cinco; este hecho obligó a la prensa nacional a escribir la razón de su protesta, y demostró que la desobediencia civil es necesaria para atraer a los medios de comunicación. 
Después de un largo aplauso a los familiares de los Cinco se concluye la conferencia y yo me quedo charlando con Gloria La Riva y Marco Papacci, secretario del Círculo de Roma de la Asociación de Amistad Italia-Cuba. Gloria felicita a Marco por el trabajo desarrollado por el círculo, que logró hacer una campaña con fotos de personajes famosos que piden la libertad para los Cinco, en la prensa italiana.  
Es la primera vez que hablo con Gloria y quedo impresionada por sus calidades humanas y por su gran disponibilidad, mientras me invita a conocer a otros miembros de la brigada Venceremos, de la qual también, ella es miembro. 
Quedo muy sorprendida con una compañera afronorteamericana que es profesional de la rama de Derecho, y desafía el bloqueo para visitar el Caimán Verde desde el 1972. Me cuenta que desde la primera visita se sintió feliz por constatar de cómo el estado cubano se ocupa de su pueblo, y que este puede vivir con la tranquilidad de que no estará nunca solo. 
“Cuando vengo aquí se me abre el corazón y sé que un mundo mejor es posible”. 
Antes de partir para Cuba, los participantes a la Brigada enviaron una carta a Obama, comunicándole su recorrido de viaje, despreocupados por las posibles sanciones. 
Cuando le pregunto a la simpática compañera si no tiene miedo de ser sancionada, ella que es una mujer de ley, me sonríe tranquila y afirma que la Constitución de los EE.UU. defiende el derecho de los norteamericanos a viajar a cualquier país: por las absurdas leyes producidas sobre indicaciones de los controrevolucionarios de Miami sólo podrían sancionarla si tuvieran pruebas de que ella había gastado su dinero en Cuba. 
“Todo esto me lo deben probar concretamente….cosa prácticamente imposible”. 
Entonces el mensaje de los participantes de la Brigada Venceremos está claro: para defender lo que representa Cuba, contra el bloqueo y para liberar a nuestros Cinco hermanos sólo sirve el ánimo de luchar sabiendo que todas son causas justas y nobles, que la victoria final sólo depende de nosotros, de la fuerza de nuestra irreverencia de saber ser duros sin perder la ternura, como dijo nuestro gran Guerrillero Heroico, Ernesto Che Guevara.    
*la autora es la responsable de la página en italiano del sitio web de Prensa Latina 

19/08/2009 19:04 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris