Facebook Twitter Google +1     Admin

Michele Curto: “el encuentro con el presidente Díaz-Canel nos convoca a un compromiso aún más grande con Cuba”

20210917172205-michele-diazcanel.jpg

Ida Garberi

 

“El mundo ha sido solidario con Cuba y por eso Cuba se siente cada día más y más solidaria con todos los pueblos del mundo. (...) Cuba le debe a esa solidaridad en gran parte haber podido resistir los ataques del imperialismo y Cuba sabe que con esa solidaridad continuará luchando y continuará resistiendo”

Fidel Castro Ruz

 

“Todo estuvo una gran carrera, desde cuando empezamos a soñar la locura de enviar un avión de ayuda a Cuba, más o menos el 13 de julio, después del enorme ataque mediático lanzado desde el vecino del norte contra la isla rebelde. Sabemos muy bien que el problema central de la isla caribeña es el bloqueo genocida estadunidense, que desde hace casi 60 años, no le permite abastecerse de muchos productos, en este caso principalmente insumos farmacéuticos, en el medio de una pandemia. Así que inspirándonos a una frases del presidente Díaz-Canel, nosotros de la Agencia de Intercambio Cultural y Económico con Cuba (AICEC) logramos involucrar muchas asociaciones de solidaridad con Cuba, como la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL, en italiano) y la Coordinadora Nacional de Cubanos Residentes en Italia (CONACI) para concretar el vuelo especial de NEOS “Poniéndole Corazón a Cuba” con ayuda medicas solidarias, que llegó desde Italia, el jueves 26 de agosto”.

“Para nosotros todo eso es un deber, Cuba nos ayudó enviando médicos cuando en Italia no sabíamos cómo enfrentar el momento de crisis de la pandemia y ahora toca a nosotros ser agradecidos. Además es solo el inicio, el 20 de septiembre llegaran a Cuba más insumos médicos gracias a la compañía NEOS y en octubre regresaré con más materiales y proyectos. Si algún enemigo piensa que la locomotora se iba a parar, ¡está totalmente equivocado!”

Quien me está hablando con el semblante cansado pero feliz es Michele Curto, presidente de AICEC, un organización no gubernamental de Turín que nace en el 2015 y quiere promover iniciativas y proyectos para construir o reforzar el dialogo, las relaciones culturales y económicas entre Cuba y los territorios italianos.

En este momento muy difícil para Cuba, que está implementando el nuevo modelo económico y necesita nuevos mercados donde poder vender sus productos, gracias a empresas amigas que aceptan el desafío que el bloqueo estadunidense impone, AICEC creó el proyecto “Sano Giusto Solidale” para formar una red de distribución de algunos productos cubanos (café, azúcar, miel, chocolate, turrón de maní, aguacate, mango, mamey, fruta bomba y piña) en la óptica de una economía y de un comercio ecuo y solidario.

Entonces, no solo AICEC trae donaciones a Cuba, ni tampoco “regala pescados al pueblo, si no le enseña a pescar”, con el total respecto de la soberanía del país.

Desde la llegada del avión, la delegación italiana no se detuvo ni un segundo, fueron muchas las entregas de los insumos a los hospitales de todo el país, (llegaron hasta Santiago de Cuba), donde pudieron ver funcionando los tristemente célebres respiradores artificiales que Cuba no puede comprar en ningún país “gracias” al bloqueo estadunidense: cuando Cuba intentó comprar ventiladores pulmonares a una empresa suiza, casi en un acto seguido la compañía fue adquirida por un consorcio estadunidense, que suspendió inmediatamente la venta a la isla rebelde.

Así, más allá, ¡llega el cinismo de los gringos mientras una pandemia golpea el planeta!

Además, los solidarios pudieron encontrar en el pueblo más humilde, hasta en los funcionarios de gobiernos, el total agradecimiento para los hermanos italianos.

Pero, claramente, la emoción mayor fue la reunión con el presidente cubano Miguel Díaz-Canel. 

“No soy un buen orador, no es fácil definir un emoción tan grande. Hace mucho tiempo que deseaba venir a Cuba, pero no había podido y ese viaje se presentó de repente. Creo que fue un viaje único, principalmente por ser la primera vez: el cierre del país por la pandemia, muchos encuentros interesantes…..estoy feliz y triste al mismo tiempo porque ya tengo que regresar a Italia. Había leído mucho sobre la isla rebelde, tenía muchas expectativas que no solo se confirmaron, si no fueron mucho más gratificantes. Todo fue muy rápido e intenso y la reunión con el presidente Díaz- Canel fue la grande sorpresa y la emoción más profunda. Estaba muy tenso ante de entrar en el salón, nunca en mi vida había podido hablar con ningún jefe de estado de ningún país, tampoco con algún funcionario importante, pero después de algunos minutos la conversación corrió muy tranquila y relajada. Aquí en Cuba me impresionó mucho, como aspecto positivo, que en todas las reuniones siempre se preguntaba la opinión de los jóvenes, también lo hizo el presidente, y de todos lo que estaban presente. A veces, en nuestros encuentros, hasta Carlos, el chofer del autobús que nos trasladaba, nos contaba sus experiencias, un hecho imposible en Italia, país capitalista y clasista, donde solo algunas personas privilegiadas con el poder tiene el derecho a opinar”. Ahora quien me está confesando sus emociones es Umberto Cerutti, colaborador de AICEC y “Sano Giusto Solidale”, de 25 años, el más joven del grupo. 

“Para mi es difícil decirte ahora mismo todas mis impresiones de este viaje que fue así de intenso, tengo que elaborar las sensaciones, digerirlas y sabré de verdad como pienso. Hace dos años que trabajo con Michele Curto y mi ocupo de los proyectos con Cuba, pero tampoco yo, como Umberto, nunca había visitado el país. Siempre pensé que Cuba había que defenderla por ser tan única, un socialismo real en conyugación con el pensamiento de Fidel Castro, pero a veces tenía miedo de hacerlo sin profundizar los problemas efectivos y la realidad cuotidiana. No quiero ser malinterpretado, nunca pensé de ser víctima de la propaganda, pero tenía muchísima gana de poder ver con mis ojos lo que pasaba en Cuba. Ahora, sé que sí tengo que defender Cuba en todo lo que se pueda, no es una Revolución perfecta pero me demostró que otro mundo es posible y quiero ayudar para resolver lo que tiene que ser cambiado, en lo que puedo. Aquí tienen la conciencia de los problemas. Según mi punto de vista, Cuba es un ejemplo diferente que debe ser defendido a cualquier precio porque sin Cuba creo que no tenemos más ninguna esperanza, es la última posibilidad por una humanidad que no quiere rentabilizarlo todo, como la salud y la educación. En la reunión con el presidente Díaz-Canel todo fue muy sencillo, él fue muy disponible y amable, me preguntó que pensaba del viaje: le contesté que si alguien ante de partir me iba a decir que regresaría sin tomarme ningún mojito a la Bodeguita del Medio pero que lograría conocer al presidente cubano, le habría dicho que estaba delirando. Díaz- Canel se rio mucho y me dijo que la próxima vez que regresaré espera no verme para que pueda tomar todo los mojitos que quiera”.

“Hablando en serio, le conté también que cuando fui a apoyar Cuba en la manifestación adelante al Consulado de Milán, después del 11 de julio, lo que más me dolió fue ver cubanos y cubanas contrarrevolucionarios exigir una intervención humanitaria militar en sus país de nacimiento. Yo trabajé en lugar que fueron devastado por guerras, como el Sahara Occidental o la ex Yugoslavia y sé que significa, conozco la desolación de la destrucción y no puedo entender como ellos estaban pidiendo bombas contra sus familiares, ¡increíble!”.

Estas son las palabras de Mattia Bettis Baldini, otro colaborador de AICEC y “Sano Giusto Solidale”, de 32 años.

Pero las emociones del jefe de la delegación, Michele Curto, sobre la reunión con el presidente, fueron verdaderamente conmovedoras, me dijo que fue un grande honor poder encontrar Díaz-Canel, “nos trasmitió la sencillez y la intimidad de un coloquio entre amigos, compañeros de la misma batalla, con toda la oficialidad de una delegación importante. Esto es seguramente un reconocimiento, no quiero ser un falso modesto, me encanta que un hombre de gran visión como él haya agradecido nuestro trabajo integral de estos años, que no es solamente de solidaridad sino de intercambio económico, cultural, de desarrollo local integrado, siempre al lado del país, acompañando las nuevas reformas económicas y social. Ahora, también nos entregó una enorme responsabilidad, para hacer más, mejor y más rápido y seguramente será lo que vamos a hacer”.    

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris