Facebook Twitter Google +1     Admin

VIII Jornada cubana contra la Homofobia y la Transfobia: “Me Incluyo”

20150526033828-11.jpg

Ida Garberi*

 

 

“El matrimonio gay no es un ataque a la familia ni una amenaza al matrimonio, la violencia doméstica y la infidelidad matrimonial sí lo son”

Fabricio Terán

 

Este año el título de la jornada quiere promover una nueva campaña, su lema es “Me incluyo”, y busca sensibilizar a la población desde los centros laborales, pues los mayores espacios de vulnerabilidad de las personas LGBTI se encuentran en el entorno familiar y profesional. Por esta razón contará con la asistencia de más de 100 líderes sindicales y con el Secretario General de la CTC.

Empezó el 5 de mayo, terminará el 23 del mismo mes, la provincia sede será Las Tunas, incluirá eventos teóricos, encuentros deportivos y propuestas musicales.

El sábado 9 de mayo se desarrolló, como todos los años, desde cuando se inauguró la primera jornada, una alegre conga de la población cubana con la comunidad LGTBI, para celebrar el derecho de todas las personas de ejercer su orientación sexual sin discriminación alguna, como ejercicio de equidad y justicia social.

La conga terminó en las instalaciones del Pabellón Cuba, donde Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), saludó los participantes y presentó el lema de la campaña de este año.

Como cada año, la jornada tiene el apoyo de muchos líderes y muchas lideresas religios@s, que aportaron su energía positiva efectuando celebraciones de amor universal y entre parejas, sea heterosexual que del mismo sexo, símbolo de espiritualidad y del enriquecimiento cultural de la paz.    

Reunida con la prensa, Mariela recuerda que uno de los retos más importantes es principalmente que “la sociedad cubana desaprenda todos los prejuicios, los símbolos que habíamos heredados históricamente de los modelos de relaciones de dominación, que en una sociedad en transición socialista deben desaparecer porque son obstáculos en el desarrollo de la colectividad. Nosotros también estamos trabajando para lograr que en la Asamblea se aprueben leyes que apoyen plenamente la no discriminación por orientación sexual, como expresión de la política aprobada por el Partido Comunista de Cuba en el 2012”.  

“Para que en Cuba se pueda aprobar el matrimonio gay debe ser presentado un anteproyecto de ley en la Asamblea del Poder Popular, dicen que está en este plan legislativo pero ante hay un montón de anteproyectos más, entonces hay que seguir con este que creo es el reto más importante que tenemos en este momento. Sé que hay muchas personas preocupadas que no tenemos bastante apoyo en la Asamblea, pero si no dialogamos no podemos lograrlo. Así que estamos dando cursos a todos los delegados del poder popular, funcionarios y diputados para sensibilizarlos sobre el tema de la diversidad sexual, después que la misma Asamblea nos pidió de ayudar en el tema de la educación del respecto de otros. Estamos redactando un manual escrito, que casi ya está terminado, para explicar cómo desde la base se puede apoyar el programa nacional de educación y salud sexual”.

Mariela reconoció que en los años pasados actuó en forma muy romántica pensando que ya casi estaba reformulado el código de familia con la admisión del matrimonio gay y en realidad no se dio. “Creo que nuestro equipo está corriendo demasiado, estamos muy adelantados en lo que la población todavía es capaz de asimilar, todo es un proceso lento de educación, de comunicación. Estamos trabajando en una estrategia específica para influenciar directamente en estos ámbitos, aprendimos que es muy importante trabajar directamente con los consejos populares, hay que trabajar en los barrios y luchar en la Asamblea para sensibilizarla”.

La directora del Cenesex aclaró que es falso que siendo la hija del presidente del país su lucha sea más fácil. “Conozco muchos cubanos y muchas cubanas que le ha ido mejor para no ser hijo o hija de mi papá. Además creo que si actuara como hija de mi papá no haría ningún aporte a la sociedad cubana y me descalificaría. Nosotros tentamos desde el Cenesex crear mecanismos y apoyos a instituciones de la sociedad civil y al Estado para garantizar la no discriminación en los derechos sexuales. Por supuesto, el hecho de ser heterosexual me permite llegar con más facilidad a las personas heterosexuales e instaurar un diálogo. Si fuera lesbiana o trans sería más difícil”.

El reverendo Raúl Suarez, del Centro Martin Luther King jr., también diputado de la Asamblea, recordó que es fundamental también quitar poder a sectores de la iglesia reaccionaria que son lo más contrarios a la legalización del matrimonio gay. “Hay que garantizar una esfera laica donde la iglesia no tiene que tener el poder de decidir, que no se pueda meter en la decisión del Estado. Hay que partir de este punto fundamental y después crear conciencia en el pueblo y en la sociedad. Le voy asegurar que no es una tarea fácil, necesita mucho amor, soy padre de una hija que ha sufrido mucho por cristiana y pos ser lesbiana, hoy es pastora de la iglesia y la gente la escucha con mucho amor y mucha fe, fue el producto de mucha educación cristiana, bíblica y teológica para que los fieles pudieran entender eso. Nuestra lucha nos enseñó que no pueden existir ley contra el amor, que esta batalla la vamos a ganar con la unidad en la diversidad. Nuestro enemigo quiere que el pueblo piense que el matrimonio gay sea motivo de división y es mentira, el cariño, el amor, el empatía nunca dividieron a nadie”.

*corresponsal en La Habana de Cubainformación 

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris