Facebook Twitter Google +1     Admin

Andrés Paris, vocero de las FARC-EP: pretender desarmar unilateralmente a una de las partes en Colombia, es ilusión de mago filibustero

20140417020952-108383-andres-paris-1.jpg

Ida Garberi*

 

“Votos manchados de sangre hacen las leyes de este país, indultan, legalizan y legitiman el proyecto económico y político que representan los paramilitares”.

Piedad Córdoba

 

El hecho de estar lejos de La Habana, no me impide de seguir mis herman@s colombian@s de las FARC-EP y quiero compartir una charla electrónica con el compañero Andrés Paris sobre los últimos acontecimientos de los diálogos de paz en Cuba:  

 

 

-¿Porque en las FARC y porque la lucha armada? ¿Cuál fue la chispa detonante que te llevó en la selva?

La fecha, él año de mi incorporación a las FARC-EP es fácil recordarlo. La chispa, no la identifico con esa precisión, como determinar una fecha. Es la suma de razones ideológicas y políticas las que explican la conducta de hombres y mujeres que de la militancia política legal, dimos el paso a la ilegalidad guerrillera en forma consciente y oportuna. 1984 fue el año en que se dieron los primeros asomos de la experiencia de la U.P. victimizada en la larga guerra de extermino del régimen colombiano. Ya para ese año asistíamos a los entierros de líderes de todo tipo asesinados por las fuerzas del estado, llámense policía, ejército o escuadrones de la muerte paramilitares. Los espacios legales para la actividad de la izquierda se mantenían, pero ya eran una trampa que amenazaba la vida de miles de dirigentes, que efectivamente fueron asesinados. Fue entonces, creo yo,  que se configuro lo que tú llamas una chispa de razones e intuiciones, lo que me condujo a la selva. Y allá, pude continuar mi actividad política en armas, dentro de la idea guevarista que el guerrillero ocupa el escalón más alto, del compromiso revolucionario. Las FARC-EP la sigo viendo como las continuación lógica de más tres lustros de luchas juveniles y estudiantiles donde formamos nuestra visión de resistencia y lucha, hasta ver coronado nuestro esfuerzo en una victoria revolucionaria.

 

 

-¿Ya tú participaste a otros tentativos de acuerdos de paz sin resultados, estos son diferente?

Por designación del secretariado de las FARC-EP he sido incorporado en los equipos de dialogo  de la organización en las experiencias de Caracas, Tlaxcala, el Caguan y La Habana. Mi aporte ha sido modesto, pero la experiencia recogida ha sido muy rica. Los diferentes procesos de paz han permitido poner en desarrollo y enriquecer la concepción estratégica del dialogo, como una opción, para arribar a los cambios democráticos  y revolucionarios que figuran en los programas elaborados por el camarada Jacobo Arenas y Manuel Marulanda Vélez. Todo surge en los diálogos de casa verde, la mítica región, donde se inauguraron los diálogos con el presidente de entonces Belisario Betancourt. La cuna de nuestra inspiración esta en esa región, donde aprendimos, la nueva generación de guerrilleros, como era posible enarbolar las banderas de la paz en una mano manteniendo firme el fusil en la otra. Y en eso estamos.

 

 

-El término máximo para firmar definitivamente la paz estaba determinado para noviembre del 2013, ¿porque el gobierno aceptó prorrogarlo? ¿Santos tiene buenas intenciones de verdad o sigue siendo una farsa electoral?

El termino máximo o mínimo para firmar  definitivamente la paz, no está sino en la loca imaginación de los guerreristas, que identifican ese fin con la derrota militar de las FARC-EP, y se han equivocado siempre poniendo le fecha y plazo fijo. Llevan 50 años buscando la derrota de la guerrilla revolucionaria en el próximo fin de semana. Sé que su pregunta hace alusión a los anuncios presidenciales que al principio jugaba con fechas y calendarios de desmovilización y algunos voceros de esas oficinas creadas para recoger el despojo de una guerrilla derrotada. Las verdaderas intenciones, debemos buscarlas en lo que ellos escriben en sus ilustrados libros de experiencias de negociación. Vale recordar el publicado por Rafael Pardo que después de protagonizar la desmovilización del M-19 escribe un libro sobre la guerra. Recomiendo leerlo en su capítulo de los diálogos con el M-19. Hoy día el gobierno actual se orienta, vincula esta experiencia victoriosa para el régimen, a los procesos actuales de diálogos con nosotros y con el ELN. Es necesario igualmente repasar, conocer los textos que reseñan las diferentes fases de la guerra elaborados con pomposos nombres como PLAN COLOMBIA, PLAN PATRIOTA, PLAN CONSOLIDACION Y LOS MAS ACTUALES PLAN ESPADA DE HONOR VERSION UNO Y DOS. Francamente son más cándidos los conferencistas de Harvard, expertos en negociación que los manuales que escriben en Colombia los aventajados alumnos que han pasado por dicha universidad.

Aun no asoma, ni asomará voluntad real de gobierno alguno de alcanzar la fecha para poner fin al largo conflicto social y armado. Lo que orienta la conducta oficial, es la búsqueda de una derrota política de las FARC-EP  confiando en una inventada derrota estratégica de la organización. En eso andan ellos. Lo demás son los usos y abusos al manipular los anhelos de paz, para forjar éxitos transitorios, lograr gobernabilidad y ganar elecciones. Estamos en una campaña electoral donde el régimen y sus candidatos se muestran divididos y muy débiles, se aproxima la victoria más pírrica electoral de toda la historia de Colombia. La izquierda dejara pasar este cuarto de hora por la división y las confusiones de todo tipo. Solo un cambio de régimen, con la vinculación de nuevos sectores sociales al ejercicio del poder político, podrá imponer las bases de una paz definitiva ligada no solo a los anhelos subjetivos de paz, sino acompañados con cambios reales sobre todo en el terreno de las libertades democráticas y conquistas sociales. Los gobernantes de hoy son muy tacaños.

 

 

-¿Como ves los candidatos de izquierda en las próximas elecciones en Colombia?

Las elecciones de marzo al congreso, fueron un recetario de farsas y deformaciones antidemocráticas. Definitivamente por esa vía, la electoral, mientras sectores de la izquierda sigan creyendo que es la única vía para triunfar  la cosa se pone confusa y la victoria vendrá en los próximos siglos. Solo el 25 % de los votos emitidos en marzo se hacen efectivos en elegir a los parlamentarios. La otra realidad es más contundente, pero como por arte de magia, desaparece en los análisis de los politólogos tarifados. El voto en blanco, la abstención, los votos nulos, los no marcados, él trasteo de votos de una región a otra, la compra de votos que para las presidenciales llegan a la suma de 200 dólares, los congresistas paramilitares, más de 70, la zonas ocupadas por el ejército más la mermelada, o sea la plata de la corrupción, impiden cualquier victoria popular. Pese a eso, mantenemos la orientación que el camino de los avances en todas las expresiones de la lucha popular pasa por la unidad de la izquierda como parte de una alianza más amplia de los sectores democráticos, estamos por el avivamiento de la lucha social en esta etapa, por la convergencia de todos los sectores del país que buscan la paz con justicia social. Desde la habana surge un programa de cambios que los candidatos deben agitar en perspectiva de una gran asamblea constituyente. El plan de la reforma agraria que necesita el país, está en las 100 propuestas presentadas por la delegación de paz, igualmente las 100 iniciativas para la reforma política. Hay bandera para agitar, una asamblea constituyente para concretar contando con todas las fuerzas y sectores que se expresaran por la paz en las elecciones presidenciales de mayo y con los movimientos sociales que ganan en protagonismo y elevan el contenido político de sus exigencias. En esa perspectiva, sabemos que ofrecerá Santos en caso de triunfar. Igual cosa los dos o tres candidatos que vienen de las filas “uribistas”. Estos sectores que se preparan a ganar, no quieren reforma agraria, no tocaran el gran capital, ni las mafias financieras del narcotráfico, ni modificaran un centímetro la entrega al capital extranjero. Representan la continuidad de la política que combina las formas violentas de gobierno con ofertas de una paz sin cambios ni reformas sociales y democráticas.

 

 

-¿Tú crees que esta vez podrán llegar a una paz concreta?

Trabajamos por una paz concreta y las demoras se encuentran precisamente en la resistencia que oponen los gobernantes a hacer cambios y reformas. Quieren la paz a secas, sin dar nada para el pueblo. Por eso lo más concreto que puedo responderte es que seguirá la lucha en la mesa de dialogo, por arrancar condiciones dignas para nuestro pueblo que enaltezcan los 50 años de lucha de las FARC-EP próximos a cumplirse el 27 de mayo. Las FARC-EP no nació en Marquetalia para diluirse 50 años después en los brazos demagógicos de ofertas mochas de gobiernos neoliberales que están en pleno desarrollo de la etapa más salvaje de la explotación capitalista.

 

 

-Ya firmaron completamente el tercer punto de loa acuerdos sobre las drogas ilícitas, ¿qué puedes contarnos sobre eso?

Avanzamos tras dura discusión en los dos ítems del punto, faltando el tercero que compromete al gran capital en los negocios del narcotráfico. Esperamos una reacción como en los puntos anteriores de súper protección del capital extranjero que a través del lavado de dinero absorbe el dinero  sucio de la coca y que ellos santifican al ponerlo a correr por los circuitos financieros. Rechazamos la visión que inspira la llamada guerra al narcotráfico, que solo persigue a los campesinos colombianos o a los consumidores en todo el mundo, dejando sin tocar el eslabón más fuerte de la cadena: los grandes capitales que cuentan con esos dineros para su hegemonía en el mundo.

 

 

-Para concluir, Santos es muy optimista sobre los diálogos, tú quieres aclarar al presidente que como sea nunca será una deposición de armas de parte de la FARC-EP?

El optimismo oficial no es tal, cuando vemos que no tiene una defensa permanente del proceso. Solo lo usa para propósitos inmediatos. El optimismo nuestro es el que ha construido nuestro pueblo: ver que en la mesa, las partes pacten los cambios que hagan de Colombia un país incluyente, democrático y el país del buen vivir. Las armas dejaran de ser necesarias, cuando todos los bandos enfrentados, renuncien a ellas. Pretender desarmar unilateralmente a una de las partes, es ilusión de mago filibustero.

*responsable de los sitios web en italiano de Prensa Latina y Cubadebate

16/04/2014 20:09 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris