Facebook Twitter Google +1     Admin

Gustavo Espinoza: somos un granito de arena en la playa de la solidaridad mundial para los Cinco Cubanos

20101223002037-gustavoespinoza1.jpg

Ida Garberi *

”La nueva generación siente y sabe que el progreso del Perú será ficticio, o por lo menos no será peruano, mientras no constituya la obra y no signifique el bienestar de la masa peruana, que en sus cuatros quintas partes es indigena y campesina”
José Carlos Mariátegui

Cuando me encuentro con el compañeros Gustavo Espinoza, en realidad lo conozco desde hace años, por sus artículos del colectivo revolucionario “Nuestra Bandera” y por una gran aspiración, noble y ambiciosa, que tenemos en común: ver finalmente libre los Cinco Cubanos, prisioneros políticos del imperio.
Quien siempre me envió sus artículos y también los boletines de noticias de interés para la liberación de nuestros Cinco hermanos fue Teresa Villasante, de Perú tambien, que es otra luchadora fuerte, que milita conmigo en el Comité Internacional por la Libertad de los Cinco aquí en La Habana y era, como yo, una inseparable “camarada” de la inolvidable y añorada Celia Hart Santamaría.
Gustavo, que es presidente del Comité Peruano de Solidaridad con los Cinco y director de la Casa Museo José Carlos Mariátegui, tiene en su ADN la rebelión social, ya que su madre, Adela Montesinos, es reconocida como la primera mujer feminista de Arequipa, y que a pesar de su estado social, siempre luchó para evitar la marginación de las mujeres solteras y para el establecimiento de una familia horizontal, donde ambos cónyuges tienen igualdad de oportunidades de empleo y de realización profesional.
De ella, casi con toda seguridad, Gustavo capturó esta sensación de no ser capaz de aceptar la injusticia, y por eso con los compañeros de las Casas de Amistad Perú-Cuba, pone todas sus fuerzas para luchar por la liberación de René, Tony, Gerardo, Fernando y Ramón, desde el comienzo de la campaña por la liberación de los héroes.
Este año, el Comité Peruano, entre otras actividades, se puso en contacto con el Comité Internacional para la Libertad de los Cinco aquí en La Habana y con las organizaciones de los Estados Unidos, dirigidas por Alicia Jrapko y Gloria La Riva ; se manifestó frente a la Embajada de EE.UU. y ante la residencia del embajador yankee; en varias ocasiones, hizo oír su voz cuando los portavoces del Imperio se presentaron en el Perú (Arturo Valenzuela y Hillary Clinton), durante la reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA), donde a todos los actuales cancilleres se les dio una carta denunciando todos los abusos del caso; se entrevistó con el director de Amnistía Internacional, Salil Shetty, para que considerara seriamente el caso (esto sucedió hace unos pocos meses).
Pero el hecho, para mí, más emocionante, es la subida a dos montañas del Perú (en apoyo a la acción llevada a cabo por tres argentinos a principios de este año) para colocar una bandera por la libertad de los Cinco de parte de los jóvenes del Comité Peruano: es siempre fascinante ver que la vanguardia de un movimiento es fuerte y decidida porque, como dijo José Martí, “esta juventud entusiasta es bella. Tiene razón, pero aunque estuviera equivocada, la amaríamos”.
A Cuba, esta vez Gustavo llegó para participar en el VI Foro Internacional “Por la libertad de los Cinco y contra el terrorismo”, en Holguín, para crear un intercambio de experiencias con más de 300 miembros de 50 diferentes países y mostrar los testimonios del compromiso del grupo peruano.
Además de la solidaridad con Cuba, otro tema que me interesaría proponerle a Gustavo, es el de las próximas elecciones en el Perú: el panorama es frenético y con pocas esperanzas de victoria para la izquierda.
”Desde que se firmó el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), el aspecto de América Latina comenzó a cambiar de color, el imperio trató de evitar, utilizando todas las formas posibles, desde fuerzas ocultas y anti-democráticas, que siguiera creciendo la asociación, hasta la violencia más despiadada, con el golpe de estado trágico del 28 de junio de 2009 contra Honduras, un país que pertenecía al grupo y que, por desgracia, continúa hoy día pagando un precio muy alto, con víctimas inocentes, por su decisión de ser libre. En Chile, los yankees lograron emplantar el fascismo otra vez. Pero, afortunadamente, en Uruguay y en Brasil, sin embargo, ganó la voluntad del pueblo”.
“En el Perú, este año, el movimiento popular ganó el ayuntamiento y la región de Lima, gracias a la líder Susana Villarán (Fuerzas Sociales), que no es revolucionaria ni internacionalista, es solo progresista. No concurre a la presidencia, su partido tenía fuerza aliada en la Alianza Social , que presentaba Manuel Rodríguez Cuadros, apoyado por: Tierra y Libertad, del padre Mario Arana, el Partido Fonavista del Perú, de Raúl Canelo y el Movimiento Nueva Izquierda (MNI-Patria Roja). Esa alianza se quebró por la actitud francamente divisionista de la alcaldesa electa, Susana Villarán y el Partido Fonavista, que ha decidido marchar por su cuenta con una candidatura presidencial propia (el Dr. José Antonio Ñique de la Puente), tiene muy escasas posibilidades electorales”.
Gustavo me dice que en la izquierda hay tres segmentos básicos: el partido Fuerzas Sociales, el Partido Nacionalista y los movimientos sociales (Tierra y Libertad, del Padre Marco Arana y el movimiento de Alberto Pizzango); los tres deben entender el poder de la derecha y asimilar que sin la unidad no hay victoria.
De Marco Arana, hoy en dia se quedó marginado, al igual que el MNI al quebrarse su alianza con Fuerza Social y aún no ha definido su perspectiva.
Algo parecido ocurre con Alberto Pizango, que buscó obsesivamente ser candidato presidencial y aún no logra su propòsito (aún tiene tiempo hasta el 10 de enero).
El Partido Nacionalista (que recientemente se unió a Gana el Perú, una coalición formada por el Partido Comunista Peruano, Partido Socialista, Partido Socialista Revolucionario, Movimiento Politico de Voz Socialista, y un importante por ciento de Lima para Todos) tiene como candidato a Ollanta Humala: por desgracia, su imagen ha sido víctima de un ataque conbstante que lo colocó a la defensiva y lo hizo perder aceptación en un momento. Hoy, está en vías de recuperación.
“El 11 de diciembre (fecha límite para registrar alianzas políticas) desde hace mucho tiempo soñaba con el milagro, para ver toda la izquierda unida en un solo candidato: la triste realidad ha declarado una vez más que el camino es todavía largo y tortuoso, que en Perú la izquierda aún no está lista para seguir un camino juntos. Un leve destello de esperanza nos acompaña hasta el límite de la presentación de los candidatos presidenciales el 10 de enero de 2011” .
”Afortunadamente, la derecha está dividida también en 6 o 7 candidatos, todos con un lado oscuro que ocultar; los más famosos son: Luis Castañeda, quien ha tenido una manipulación muy clara de la Municipalidad de Lima; Alejandro Toledo, que combatió la dictadura de Fujimori, pero sigue siendo un siervo siniestro de los Estados Unidos; Keiko Fujimori, quien es la mafia, el robo, los asesinatos, representa el mayor peligro de la derecha; el APRA, presenta a Mercedes Aráoz como candidata, no es del partido, pero trabajó en estrecha colaboración con Alan García: este último se cree que él es Lula de Brasil y Mercedes es Dilma.
Con este marco, no hay un líder que pueda ganar en la primera ronda, entonces vamos a esperar para ver por quién la gente votará al final, en la segunda ronda: podría unirse por un solo líder de la izquierda ante la desesperación. Es triste observar que el mensaje final es la ausencia de un gran líder en este momento en los partidos progresistas del Perù”, concluje Gustavo.

*la autora es responsable de la página web en italiano de Prensa Latina

22/12/2010 18:20 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

idagarberi

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris