Facebook Twitter Google +1     Admin

Rafael Correa: el perdón y el olvido a nivel social se llama impunidad

20090325053509-correaindio.jpg


Ida Garberi * 
 
 
“En el mundo ha de haber cierta cantidad de luz, como ha de haber cierta cantidad de decoro. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres”.  
José Martì 
 
Las palabras del título son muy importantes porque estan fechadas el 16 de enero de 2007, día en el cual Rafael Correa juró y entró en posesión de su papel de presidente de la República del Ecuador, rompió definitivamente con el pasado, garantizó de defender el mandato del pueblo del 26 de noviembre de 2006 que lo llevó a la presidencia, no se puso corbata y quiso vestir una camisa con dibujos indígenas, de la etnia Jama Coaque. 
Un mensaje importante para demostrar el cambio total de época, en efecto esta etnia vivió en Ecuador mucho antes de que los españoles invadieran el país e impidieran su desarrollo. 
¿Aquel día el nuevo presidente hizo un acto de coraje, pero sabría mantener con fuerza esta posición tan incómoda, así poco interesada, así inusual y honesta? 
Bueno, yo creo que hoy podemos decir que sí, más bien, yo creo que quizás haya superado las expectativas, porque está realmente manteniendo sus promesas electorales. 
Sin detenernos sobre todas las medidas para ayudar los más humildes y los últimos, para tratar de llevar la igualdad en un país hasta hoy saqueado por las multinacionales extranjeras gracias a la complicidad con los gobiernos de turno, no podemos olvidar su postura alante el ataque colombiano del 1° marzo de este año, que fue perpetrado casi indudablemente por aviones norteamericanos procedentes de la base de Manta. Digo casi porque las investigaciones no han descubierto todavía definitivamente a los responsables, gracias a las infiltraciones de la CIA en el ejército ecuatoriano. 
También esta realidad, fue una denuncia hecha públicamente por el mismo presidente, atrevidamente, sin cuidarse de las posibles trágicas consecuencias: sabemos perfectamente que el tío Sam no quiere a quien le pone obstáculos y sencillamente se encarga de hacerlo desaparecer de la faz de la tierra. 
Desafortunadamente sabemos muy bien que el ataque no fue sólo el modo vil y solapado para matar a Raúl Reyes, uno de los jefes de las FARC, pero también fue una advertencia, la segunda para la base militar. 
Pero en esto Correa parece que no quiere entender los mensajes de los yanquis, porque pocos días después de su nombramiento buscaron la forma de que misteriosamente el helicóptero de la ministro de la defensa, Guadalupe Larriva, cayera al suelo en un accidente mortal.  
¡Ya, Larriva fue demasiado incómoda, enseguida afirmó que la Base norteamericana de Manta tedría que cerrar y los yankee…go home!!! 
Pero Correa no intiende y sigue repitiendo que la base tendrá que desaparecer, y no sólo, si consiguiera las pruebas definitivas será el primero en poder probar que los norteamericanos atacan directamente a un pueblo latinoamericano porque no simpatiza con sus ideas neoliberales, acusando hasta de terrorismo al jefe de estado. 
Hasta hoy los EE.UU. siempre usaron fantoches, a Playa Giron los gusanos trasladados al Norte, en la operación Cóndor se limitaron a sustentar sobre todo a los varios dictadores militares, pero absolutamente nacidos en el mismo país: ¡aquí no, en Ecuador las armas super sofisticadas del ataque a Angostura Uribe sólo puede soñar con ellas!!!! 
La estatura moral de Correa fue demostrada en la reunión del Grupo de Río, a Santo Domingo, donde el presidente ecuatoriano hizo semejar a su homólogo colombiano con un verdadero enano, y no sólo en términos de tamaño físico. 
Sus éxitos son continuados, y la Constitución, que se aprobó el mes pasado, cerró definitivamente la cuestión de las bases militares extranjeras, que son ahora justamente prohibídas por la ley. 
Pero, ¿aceptarán los yanquis o tratarán de dejar en herencia a Correa una segunda Guantánamo?  
Obama dice que la prisión en el oriente cubano será cerrada: ¿tendrá el mismo valor de Correa en mantener lo prometido en la campaña electoral? 
Y volviendo a las grandes cosas hechas por este joven presidente, en menos de dos años de mandato, no podemos no hablar de la nueva Constitutión, considerada una de las más avanzadas e igualitarias del mundo. 
Por primera vez, a la Madre Tierra, o mejor a la Pacha Mama son reconocidos derechos inalienables, convirtiéndola, de este modo, en un sujeto de derecho. 
“La naturaleza o Pacha Mama, donde se reproduce y realiza la vida, tiene derecho a que se respete integralmente su existencia y el mantenimiento y regeneración de sus ciclos vitales, estructura, funciones y procesos evolutivos”, dice el artículo 71 de la Constitución, incluido en el capítulo denominado “Derechos de la naturaleza”. Y entre estos derechos también es sacrosanto, por la constitución de Correa, el derecho al agua. 
Que me disculpen, pero es más fuerte que yo, pensar en este argumento sin subrayar la miopía de mi país, y lo de toda Europa, así anticuada y pasada de moda, que contínua corriendo detrás a un modelo neoliberal que perdió ya toda su credibilidad. 
Hace falta hacer comparaciones para comprender que nosotros los europeos si continuamos así no estamos trabajando absolutamente por un mundo mejor.  
Ante de que la nueva constitución del Ecuador fuera aprobada, justo este agosto de 2008, Berlusconi privatizó el agua, en Italia, con el decreto ley n.133, fuertemente querido por el ministro de la economía Tremonti. De derecho adquirido, el agua se convierte en mercancía, producto comercial sujeto a las reglas del mercado. 
No sirvieron los experimentos desastrosos en la región Lazio, no sirvieron para nada las 400.000 firmas recogidas hace dos años para pedir un referendum popular que quiso absolutamente que el agua fuera “un derecho inalienable e inviolable de la persona”: se siguió sobre todo el manual del buen gobierno en Italia, que aprueba leyes impopulares en el calor veraniego mientras los italianos están demasiado ocupados para organizar las vacaciones y la prensa, como siempre, está mirando hacia otro lugar. 
Y volviendo a la frase del título, hace pocos días Correa lanzó su desafío más fuerte, es decir para no caer en la impunidad y en el olvido decidió que se tendrá que renegociar el pago de la deuda externa porque fue producida de forma ilegítima, corrompida e ilegal.
La decisión del gobierno fue tomada tras la presentación oficial del informe final sobre la auditoría realizada a la deuda externa ecuatoriana por parte de la Comisión para la Auditoría Integral del Crédito Público (CAIC).
El informe presentado por la Comisión reveló irregularidades e ilegitimidades en las negociaciones de este débito. “El daño incalculable causado a la economía del país y al pueblo ecuatoriano por el endeudamiento público, omnipresente como sistema de presión-sumisión, y el consecuente compromiso de entregar recursos públicos para su servicio, existan o no disponibilidades, motivó al Gobierno Nacional a adoptar la decisión -primera y hasta ahora única en América Latina- de crear una instancia de auditoría que establezca la legitimidad, legalidad y pertinencia de los préstamos, las negociaciones y renegociaciones”, recita el documento.
Este ejemplo dio ya sus frutos en el ALBA (Alternativa Bolivariana por los pueblos de Nuestra América), un grupo antiimperialista de solidaridad mutua creado por Cuba y Venezuela, donde Nicaragua, Bolivia, Honduras y Dominica también se adhieren, que ya apoyó la decisión de Correa y se moverán para formar comisiones parecidas y parar el pago de sus correspondientes deudas . 
Tiempos duros por el capitalismo y el primer mundo, que esta vez tienen que estrellarse contro una Nuestra América, la de Martì y de Bolívar, no con una simple América latina, zona geográfica, patio trasero de los EE.UU. hasta el siglo pasado. 
Y así tiene que ser, unidos como un sólo país, para que no suceda otra vez como a Thomas Sankara, presidente del Burkina Faso, que quiso intentar el desarrollo de su país rechazando las imposiciones del sistema financiero internacional pero fue asesinado en el 1987 por un mando militar que tomó el poder y que se adaptó a las normas de los organismos financieros internacionales. 
Sankara dijo que “el problema de la deuda debe ser analizado antes de todo partiendo de sus orígenes. Los que nos prestarón el dinero son los mismos que nos colonizarón, son los mismos que tienen hace tiempo administrado nuestros estados y nuestras economías. Nosotros estamos ajenos a la creación de esta deuda, pues no tenemos que pagarla. La deuda, además, también está atada a mecanismos neocoloniales; los colonizadores se trasformaron en asistentes técnicos…. O deberíamos decir en asesinos técnicos, y nos propusieron los mecanismos de financiación con los proveedores de fondos. No podemos reembolsar la deuda, ni debemos, no siendo responsables de ella. No podemos pagar la deuda porque son los otros que tienen una deuda que las más grandes riquezas no pudieran pagar nunca, es decir la deuda de sangre, nuestra sangre, que fue vertida”.
No quiero otro Sankara, otro Salvador Allende, por eso tengo miedo cuando pienso cuanto ánimo se esconde detrás de ciertas decisiones tan radicales y revolucionarias, y ruego a todos los ángeles rebeldes que protejan a las personas honestas y decididas como Rafael Correa para que puedan darle una larga vida. 
Él es consciente y desdeñoso del peligro, cuando en una entrevista, Heinz Dieterich le preguntó si en este escenario consideraba posible un atentado contra él, contestó que sí, que fueron encontradas pruebas, más de una vez, de un tentado magnicidio. 
Luego, a la pregunta si su servicio de seguridad estaba preparado para este desafío, Correa contestó que no existe un sistema infalible, por su modo de ser tan comunicativo si quisieran matarlo, podría suceder. 
“Yo creo que sería el mayor favor para la causa del Socialismo del Siglo XXI, como ha sido en Chile frente a la caída de Allende: “Podrán cortar las flores, pero no podrán detener la primavera”, concluió.
¡No, presidente, por favor, guídese, todavía necesitamos mucho de su preparación económica, de su fuerza y de su honestidad política, por favor, creo que en nombre de todos los revolucionarios internacionalistas del mundo puedo decir que lo preferimos vivo!!  
      
 
*la autora es la responsable de la página web en italiano de Prensa Latina   

24/03/2009 23:35 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris