Facebook Twitter Google +1     Admin

Celia Hart Santamaría: Diez años, al decir de Martí, en las agitaciones excelsas de la gloria

20180910191957-fidelcelia.jpg

 

 

Por Ida Garberi y Manuel David Orrio

La Habana.- Este 7 de septiembre se cumplieron 10 años de la trágica muerte de Celia Hart Santamaría; mujer combatiente, intelectual martiana y marxista de primera línea, así como hembra irreverente ante la cual las burocracias, si no se asustaban, quedaban perplejas.

Sin dudas, es un buen momento para apuntar que Cuba aún le debe la publicación de la totalidad de su obra política. Por estos días de tantas claridades y confusiones vendría como un rayo de luz, desde aquella,  su mirada casi estrábica… ¡pero con tanto de águila!

Lo  publicado en Cuba, así como otros de sus escritos, muestra en su obra la análitica disciplina  de sus estudios de Física; la lógica implacable de su padre Armando Hart, y la pasión de su madre Haydeé Santamaría. Incluye no sólo una visión inmensamente cubana – y martiana y marxista – del devenir patrio, sino la capacidad de contar sobre su legendaria progenitora y hasta de  algo que trató de ser un secreto, y devino secreto a voces: su solidaria correspondencia con quienes fueron los Cinco Héroes Prisioneros del Imperio – particularmente con Antonio Guerrero Rodríguez -; hoy  partes del acervo patrio. Libres, como Fidel profetizó…

Celia merece ser “profeta en su tierra” porque incita a un pensar antidogmático y antiburocrático, donde la intransigencia revolucionaria parece “bailar casino” al ritmo de una irreverencia no menos revolucionaria. De ella, que los autores conozcan, se han publicado en Cuba “Del Moncada a la CASA: los amores de Haydeé”, así como “Les debo verlos libres”, su epistolario con Los 5. Pero falta bastante de una obra dispersa, horneada al calor de los debates de su tiempo, y presente en los  diarios digitales de la izquierda anticapitalista que le publicaron.

No más: dejamos a los lectores con su “Del Moncada a la Casa: los amores de Haydeé”, porque la retrata:

DEL MONCADA A CASA: LOS AMORES DE HAYDÉE
Celia Hart Santamaría

Menos mal que existe
los que no tienen nada que perder,
ni siquiera la muerte.
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
Se mueren
sin decir de qué muerte,
sabiendo
que en la gloria también se está muerto.
Silvio Rodríguez (1)

Después de tantos años, todavía Mama nos moviliza a mi hermano y a mí con su presencia. Sin hablar, Abel (2) y yo sentimos latir su corazón en cada pieza que salió de su casa; y percibimos que su criterio, agudo e inteligente, es el que cambia una comadrita (3) o un florero de sitio. Cuanto tenemos, no nos ha pertenecido nunca; no heredamos nada; de alguna forma, ella así lo dispuso y así fue. El amor y la fuerza con que concebía todo, protege su propiedad. Su estirpe es más dimensionada que la de los revolucionarios, y sí que fue revolucionaria.

Creo no haber tenido tan cerca un ejemplo mejor; pero para imaginarla bien, para que mis hijos y los vuestros la conozcan, traten de integrar la independencia de una Simone de Beauvoir (4) con la pureza de una Juana de Arco(5),o más simple: la poesía intimista de Anne Sexton y su Wanting to Die(6) con el compromiso frontal, arraigado y único de la revolución de Fidel Castro, en la que comenzó a vivir desde sus mismos inicios, como anuncia a gritos el título de este libro. Revolución que entró por la estrecha puerta del apartamento de 25 y O que ella se preocupaba por limpiar en el Vedado (7) y que fue la razón de toda su existencia.Esta misma revolución .que al cabo de cincuenta años parece ser la revolución mundial, cambió sus primeros pañales húmedos en el alma de esta mujer que, azarosamente, fue también mi madre.

Muchas veces me dijo que desde el inicio confió en Fidel de forma total y que, para ella y para Abel (8), Fidel debería estar vivo por mucho tiempo. De esto no tenemos dudas ahora, pero hace medio siglo sólo la luz especial que brilló en estos Santamaría pudo ofrecer la señal de la importancia de un Fidel Castro para la Revolución Cubana.

En la carta que les enviara a mis abuelos desde la cárcel de mujeres en Guanajay (9) con una ingenuidad casi infantil invita a su madre a que sea feliz en la muerte de Abel, y augura cambios «grandes y profundos», los cuales se hicieron verdad. Mi abuela, una española convencida, terminó sus días luchando por su Central Constancia con fervor apasionado y militando en las filas del Partido Comunista.

Pero, así y todo, el Moncada fue apenas la punta del iceberg. No creo que nadie que la conociera con esta intensidad pudiese sostener que «Haydée no soportó el Moncada» y que no pudo sobrevivir a los ojos de Abel sumergidos dentro de una palangana. Luego de eso fue mucho más rica e hizo mucho más. La muerte de Abel fue la muerte de su primer gran amor, del cual sacó siempre fuerza y nunca debilidad. Sabía que estaba en el vórtice del ciclón, como todos los iluminados. El Moncada, Boris (10) y Abel fueron apenas un buen comienzo para esta mujer.

No se me ocurre ahora, por ejemplo, cómo Fidel iba a conseguir que no fuera al hospital civil, por peligroso que pareciera. Desde que planchaba con sus manos excesivamente femeninas los uniformes de los combatientes, ella ya estaría en esta Historia. Le sobró espacio para conocer y llorar otros amores. Amores que adquiría o se inventaba. Fue una enamorada perenne. El amor fue la punta de la lanza de su extraordinaria sabiduría.
Gracias al amor con su ciencia, .lección vital de Violeta Parra (11) he comprendido desde niña que amar es la manera más rápida de comprender el mundo. Muchas doctrinas las he tenido que ir a buscar en libros y gastara años en comprenderlas, no así a la piedra filosofal aguda y dolorosa que es la madre de la sabiduría: el amor.

En la clandestinidad era pez en su agua; habría que escucharle los cuentos sobre la incapacidad de mi padre para esconderse, y cómo prefería que estuviese preso «estudiando», pues era muy torpe para otra cosa. Pero no era cierto: reconocía en el joven abogado Armando Hart (12) cualidades e inteligencia únicas y necesarias para la empresa de Fidel, como son su cultura política y su capacidad de asociar en un mismo proyecto cualquier idea honesta.

Se dio cuenta, al amarlo como lo hizo, de que Armando Hart poseía la rara combinación de la armonía de la flexibilidad con la de un espíritu revolucionario absolutamente radical. Me consta el amor único que le profesó. Nos enseñó a respetarlo y a quererle más allá del amor filial. Recuerdo con húmeda melancolía la manera en que mi padre me trataba de leer a Carlos Marx, con la sonrisa cómplice de ella, mientras se movía silenciosa y ligera por la oficina de papa.

Podrán decirse hoy muchas cosas, envueltas en la leyenda del final de la historia, pero todavía me resulta difícil separar esas dos vertientes raras de mi educación. Mi madre, de alguna manera, contrató a Armando Hart como al mejor padre que me correspondía, que me enseñase algo sobre lo que ella sabía que pocos eran tan buenos como él. No era especialista Haydée en marxismo, pero les puedo confesar que las lecciones más apasionantes que he tenido me las ofreció

Armando Hart a instancia de ella; además, el primer paradigma de las teorías socialistas fue mi amor por José Martí; mi primera animadversión contra el estalinismo, me la enseñó el Che, sin él saberlo, sin saberlo mi madre: fue una enseñanza en clave Guevara, siendo yo una adolescente. Cuando aquello, yo ni siquiera sabía qué había sucedido en Rusia ni en el mundo. Pero desde aquella iniciación, supe respirar el aroma de las mejores ideas de la cabeza que, siempre, sin dudas, fueron las concubinas de las ideas del corazón. Ambas, amándose y necesitándose, pero sin decírselo, por mera vanidad. Sus dos profetas.

A ella le bastó amar bien para poder entender el mundo. Todo lo realizaba sin que mi padre, mi hermano o yo pudiésemos advertirlo. Por ahí anda Chela (13), un ser que viaja entre el uno y la otra, tratando de acomodar de alguna manera estas experiencias y añoranzas, sin que causen mucho dolor. También Chela fue contratada por su amor. De Frank País (14) me decía que desde su altura «nos hacía falta su seriedad y su sentido de la disciplina». Daría la impresión de que estaba construyendo un Arca de Noé dentro de la cual proteger lo más virtuoso y capaz del pueblo cubano.

Una acuarela, una síntesis de la más pura raza del ser humano de su tiempo y lugar.Cuando yo le preguntaba, por ejemplo, para qué Frank nos hacía falta, ella me miraba con ojos enormes y misteriosos, y respondía bajito como si aún estuviese en la clandestinidad: «Para ésto, Celia María, para hacer ésto.» Nunca me llegó a decir qué cosa era ésto; ahora ya no hace falta, lo sé, pero gasté muchos años en comprenderlo.

Es imprescindible que la recuerden así: llena de luz, disfrutando su entrega a esta misteriosa obra de Fidel que nunca termina, que no terminará jamás.De las veces que estuvo en la Sierra emergen, según lo que me contaba, dos almas elegidas: el Che, del cual comentaré después, y Celia (15), de la cual me dejó la maravilla de su nombre.

Desde niña me decía: «Cuando te reconozcan por tus apellidos (Hart y Santamaría) di que tu nombre va primero, que te llamas así por Celia Sánchez y es ese el que debes cuidar. Fue el mejor regalo que te he dado: su nombre. Aprende a respetarlo.» Sentía una gran tranquilidad al saberla cerca de Fidel. La muerte de Celia unos meses antes de la suya la conmovió a límites increíbles. Sobre todas las cosas, me decía, entre una lágrima y otra, que quien nos debía preocupar era Fidel. ¿Quién lo cuidaría como Celia?

Al tomar el poder, el ejército rebelde comenzó otra etapa en la lucha. Mi abuela paterna, Marina, le decía constantemente a ella y a mi padre: «ya se acabó, tranquilícense ya».Esa palabra, tranquilidad, es la antítesis de un auténtico revolucionario: esos de estirpe mayor no conocen la paz, ni conocen la conformidad; el único fin es el cielo. Esta iluminada tomó como proyecto construir, con las más puras ideas de Fidel y con el calor y pericia de su espíritu, un nuevo mundo al cual la hermosa década del sesenta le abriría las puertas con un saludo, para ser feliz, para crear, para inventar, volar y prestar alas a las primeras y solitarias notas de Silvio, o a las saltarinas y frescas letras del Gabo (16), o para saber, sin desojar margaritas, quiénes serían sus aliados. Ahí están o estuvieron sus aliados para la empresa de una iluminada.

Al igual que pasaría con Celia, la muerte del Che fue un verdadero infarto de amor. Cuando me hablaba del Che sufría, muchas veces, más que al hablar del propio Abel. Ella misma me dijo: «Sin él, casi no concibo la revolución»y seguía: «¿Qué hará Fidel sin el apoyo del Che?» Pero pasó el Che a su rosario sagrado y siguió su lucha. Cada 8 de octubre Abel y yo no podíamos salir, nos quedábamos a transcribir las cartas del Che a sus hijos, a interpretarlas. Y desde entonces, tal vez porque en octubre oscurece pronto o por este rito, los días 8 de este mes me cargo de una melancolía especial.

Estudié el preuniversitario con Camilo, el segundo hijo del Che con Aleida, y recuerdo cómo era para mí este niño de especial. Camilo era indomable y de carácter limpio. Cuando me enfadaba con él y se lo contaba a mama, me decía: «Tú sólo cuídalo, que nadie hable mal de un hijo del Che.» No era difícil hacerlo: se ganó el respeto y cariño de todos sin tener que pronunciar una sola vez su apellido.

No había un fin de semana en que no me comentara algo para que yo sintiera por dentro al Che, como que le dolía el solo hecho de no haber yo conocido al amigo mayor; ya éso era, de por sí, un pecado original. Ella diseñaba los estados de ánimo, el entorno, como si fuese un hada; lo lograba sin dificultad. Por eso, el enigma del Che Guevara, el mito sin réplica de lo que significó para las generaciones posteriores su imagen de esperanza, la sintió mi mama desde que lo conociera. No tuvo que esperar a que se convirtiera en el Guerrillero Heroico.

Es poca la correspondencia que se conoce entre ambos; mas, las existentes, son verdaderas lecciones de la forma en que se relacionan los verdaderos «colegas de revolución». Hay una, fechada en 1964, muy reveladora, en la que el Che, renunciando a los derechos por un libro suyo que publicara Casa de las Américas, «puso en su sitio» a mi madre al decirle que no «podía aceptar un centavo de un libro que no hace más que narrar las peripecias de la guerra» y que no quería entrar con ella en «una lucha de principios que tienen alcances más vastos». Podríamos sospechar cuál sería aquella lucha de principios (17).

En la misiva enviada por el Che a mi madre antes de marchar a Bolivia, le confiesa: «Veo que te has convertido en una literata con dominio de la síntesis, pero te confieso que como más me gustas es en un día de año nuevo con todos los fusiles disparados y tirando cañonazos a la redonda», y la firma: «Tu colega» (18) Ellos no sólo fueron camaradas o compañeros: fueron colegas en ese estrecho recinto de los iluminados.

En la carta que le dirigiera al Che después de su muerte, expone mi madre con sinceridad no poder perdonarle por no haberla llevado a la Argentina, pues éso le había prometido en la Sierra Maestra (19).

Eso es ser un revolucionario. A mi madre no le bastó la felicidad de haber participado en la liberación de su patria de la injusticia, ni fundar la Casa de las Américas y defender al arte de la incomprensión y la mediocridad, ni haber proyectado una vida de amor junto a mi padre en la ruta de Fidel Castro, ni siquiera haber tenido dos niños pequeños a los que educar. Nada de éso era lo suficientemente importante frente al deber sagrado de la revolución del mundo. No necesitó mi madre leer tratados filosóficos para comprender el sentido de la auténtica felicidad. Lo que nos cuesta a nosotros años de estudio y siglos de controversias estériles, a los verdaderos revolucionarios les basta el primer aletear de una mariposa en una mañana de verano. Por eso sostengo que sí, que sí son diferentes ellos y nosotros. Los iluminados no miden la vida con los patrones comunes a los que llamamos felicidad: su métrica es la de las estrellas.

Me contó que lloró como nunca con la carta del Che. Cuando me lo contaba lloraba todavía más. Sus ojos casi se cristalizaban; mas, un segundo después de tanto llorar, estiraba los brazos y lanzaba al suelo cuanto hubiese a su alrededor. De esta anécdota recuerdo una vez, cuando era lo suficientemente chica como para casi quebrarme el cuello al mirarla sufrir diciendo: «Pero fue un machista imperdonable, machista imperdonable. Me juró que me llevaría a América a hacer la revolución, y acá me ha dejado».

Tuve que aceptar desde muy pequeña que aquella frondosa y feliz mujer estaba dispuesta a dejarme plantada en mis primeros años, con tal de hacer aquello a lo que el Che llamaba la Revolución. Estoy convencida que fue el Che quien le enseñó aquella palabra. Ha pasado mucho tiempo y no había querido contar esta anécdota en la cual, de forma explícita, mi madre llamaba «machista» al Che. Sin embargo, para ella el Che fue la materialización de que el Cielo estaba en la Tierra.

Me atrevo a narrarla, después de tanto tiempo, pues, recientemente, en un breve diálogo con Thiago de Mello (20), fue esta la anécdota que me hizo. Mama era fantasiosa y exagerada, y a veces se entremezclaban los sucesos. Pero para el gran poeta brasilero, después de tantos años fue ésa la impresión que sacó de la lágrima de Yeyé por haber perdido para siempre a aquel argentino irónico, y por no haber sido invitada a hacer la revolución en América.

En mi caso particular, queridos lectores, a estas alturas no me está claro si también debo al Che el haber dejado en brazos de mi madre este sentimiento suyo, último e impostergable, para que ella me lo transmitiera. Los que de veras se consagraron a la revolución cubana con más fervor, fueron aquellos que entendieron que el mejor intento para defender la revolución socialista, era luchar por la revolución mundial.

Si nos detenemos a observar todos estos seres especiales, que de una u otra manera viajaron más o menos tiempo en la nave de Fidel, comprendemos que su brújula era la misma: proporcionar al nuevo milenio, donde escasean los mitos y la altura de alma, un veterano que levantara los tiempos en almohadillas de amor y de coraje. Ese debería ser Fidel. La confabulación atemporal de estos astros. Abel, Frank, el Che, Celia y otros más, consignó su meta a la llegada de un Fidel Castro íntegro y pleno que pudiese recordar la necesidad que tiene la humanidad de soñar, para poder construir verdaderamente la realidad.

Para Haydée fue sagrado nuestro comportamiento moral. Recuerdo que en uno de mis
cumpleaños, Celia Sánchez me regaló una fabulosa caja de muñecas. Yo no pasaba de los 7, y después de dejarme disfrutar de aquella sorpresa me dijo: «Ahora escoge una, el resto para tus amiguitas que no tienen a Celia que le haga regalos». Aquella historia, parecida a la de Bebé y el señor don Pomposo de José Martí, es una experiencia muy fuerte cuando la vida te la saca del papel de los hermosos cuentos, y te convoca al corazón para el personaje. Fue tan profunda, que todavía sueño con aquellas muñecas; pero también aprendí, junto al recuerdo de los juguetes perdidos, que lo que se regala con más amor es aquello que en verdad nos gusta. Así fue nuestra educación. El hecho de ser su hija no era un beneficio: era un compromiso que apenas lograban identificarlos niños Abel Enrique y Celia María. Nos cambiaba año tras año el número de hermanos,
y en mi casa se reunía todo aquel que tenía pena para resolver: los recuerdos amados de Víctor Jara (21) y su voz timbrada de tristeza y amor; la hermosa Milena Parra, a quien debería yo cuidar y dar las muñecas más lindas por ser la nieta de Violeta; y así tantas personas.

Recuerdo también, siendo muy pequeña, que alguien con guitarra fue a la casa, muy triste por algo. Pudo ser Silvio (22), Pablo (23), Vicente (24), nunca lo supe, y mirando de frente al mar erizado de invierno, donde caían ruidosos los relámpagos de una verdadera tormenta, dijo: «De esos rayos de luz que matan, algún día sacaremos corriente». La relación entre el temor y la felicidad no la supe nunca, pero entonces aquel joven tomó la guitarra y se puso a cantar. Ya era nuevamente feliz. Odiaba el formalismo más allá del límite. Eso reinó en su Casa, en la casa del Vedado, como llamaba a la de las Américas. Allí impuso con el garrote del amor su forma especial de impulsar una empresa. Creo que la burla y el desprecio a la burocracia de la gente menor está en mi casa colgando de una pared: un dibujo sobre una servilleta de papel, del pintor Mariano Rodríguez durante un flamante Consejo de Dirección al que debía poner asunto. Ella fue su jefe y esa servilleta fue la única acta de esa reunión; al menos, la única que debe quedar. Me parece ver sus reuniones libres de dobleces; me las imagino como un conjuro de estrellas peleando contra el lodo, cuya única razón de existir es hacerlas brillar más.

También decidió que yo, con 12 años, estaba muy enamorada de Roberto Fernández Retamar (25) y no cumpliría los 13 sin estarlo verdaderamente. La gran Adelaida de Juan, esposa de mi Quijote, sería mi confidente; todo eso dispuesto por Mama. Guardo en mi casa la foto que le obligó a regalarme y el pequeño búcaro, donde cada dos días debía poner una rosa blanca, porque «Roberto amaba mucho y muy lindo a Martí y para amar a Martí hay que hacerlo como él». De aquel amor quedó lo que se proponía: una profunda admiración por Roberto y Adelaida, y una conexión sentimental de amor virginal por José Martí, que sólo el estudio posterior de su obra ha realzado. Cuando leo a Martí todavía siento el aroma de la rosa blanca y la cinta que con amor Mama me colocaba en el cabello antes de dormir. Me ligó a Martí con lo inquebrantable: el amor
pasional de una adolescente. Nunca he amado a ningún hombre así.

Ella no pasaba del sexto grado, pero para ellos, los iluminados, eso basta. El lazo de su amor por la vida los exime de todo reconocimiento académico. Allí es donde está esta mujer que todavía persigue dónde vivir. Errante, pero feliz de lo que está viendo. Creo que mi hermano y yo, «herederos genéticos» de su existencia, estamos de acuerdo en lo esencial. Las palabras inspiradas de Abel, de mi Abel., en escasas ocasiones le alcanzan para suplir su prolongado silencio. No nos queda otra que respetar a todas las personas que deciden estar mejor muertas que vivas. El viejo cliché de que los revolucionarios no se quitan la vida .éso lo decía ella también; es tan pueril que basta un par de nombres para echarlo por tierra. Dicen que los animales no se suicidan, a no ser para defender la especie. Es pues, cuando menos, una forma muy humana de morir. Los Lafargue (26) decidieron que eran más útiles así para la causa del proletariado y no dudo que lo hayan sido. ¿Quién osa decir que las campanas que hizo doblar Hemingway (27) con su
pluma no hicieron repicar a todas las iglesias del mundo con el grito de su última bala¿Quién no prefiere todavía la rubia de todos los tiempos en el cine, a la cual hasta un sacerdote brillante le escribe un poema de amor? ¿Quién diría que Violeta no daba gracias a la vida con honestidad, para viajar a la muerte sin temor y segura de sí misma, al dejarnos en su voz el candor de todo un continente? Entonces sólo es bajar la cabeza, quitarse el sombrero y deslizar lágrimas de piedad por nosotros, y no por ellos que están más vivos que muertos, que viajan por el lindero entre ambos estados de la materia libremente y sin dolor, que nos cuidan de los errores. Nosotros estamos destinados a morir irreversiblemente: ellos no.

Y para quienes sólo cuentan los hechos «medibles», ahí está la Casa del amor que fundó Haydée, ahí está esa América, de la cual fue devota, pues sintió su palpitar trémulo y confuso al hacerse novia de sus heraldos. Respetad, pues, esos hechos contables, todos aquellos para quienes el corazón no piensa y, por no saber sentir, no entienden y llaman locos a los que les superan en cordura del alma. Para los iluminados, vivos y muertos, sí va mi mensaje de gratitud como grita Silvio en su «menos mal que existen».

Un solo detalle se me escapa: soy su hija o lo fui, y me dejó objetivamente viva en su muerte, rodeada de algunos muertos en vida, aunque en un Universo de gravedad y magnetismo que es Cuba como epicentro de las luchas humanas por un mundo mejor, el único mundo que se merece este universo que lleva quince mil millones de años trabajando en pos de la armonía. Se fue dejándome segura, donde puedo, al lado de Fidel, trabajar por lo justo que tantos y tantos levantaron con sus últimos suspiros, y enamorada perdidamente de Martí. Entonces nuestra victoria final, la de Yeyé (28), está relacionada con el logro de la felicidad de cierto planeta azul de un sistema solar en los confines de la Vía Láctea, y del que dentro de varios siglos podrán decir sus moradores: «Nuestra dicha mundial pudo muy bien estar relacionada con un pequeño apartamento
de una pequeña isla, de nuestro pequeño planeta. La Tierra es feliz, debemos ahora cuidar del Sol».

Notas

1) Silvio Rodríguez (1946), cantautor cubano, exponente del Movimiento de la Nueva Trova. Su canción «Todo el mundo tiene su Moncada» (1968), puede hallarse en el álbum reciente Érase que se era (2006).
2) Abel Enrique Hart Santamaría (1960-2008), hijo de Armando Hart y Haydée Santamaría; hermano de la autora.
3) Sillón de brazos cortos, utilizado para balancearse, muy común en los
hogares cubanos de principios del siglo XX.
4) Simone de Beauvoir (1908-1986), novelista francesa de gran importancia
para el desarrollo del movimiento feminista internacional.
5) Juana de Arco (1412-1431), heroína nacional y santa patrona de Francia.Vestida de hombre lideró ejércitos en la guerra de los Cien Años que sostuvieron Inglaterra y Francia entre 1337 y 1453.
6) Esperando la muerte, obra de Anne Sexton (1928-1974), poetisa norteamericana de sensibilidad extrema, que sufrió en vida por sus fantasías suicidas y produjo una literatura sumamente confesional.Ganadora del Premio Pulitzer en 1967 por su poemario Vida o muerte.

7) Vivienda de los hermanos Santamaría, donde se reunían con Fidel Castro para planear las acciones revolucionarias.
8) Abel Santamaría Cuadrado (1927-1953), segundo jefe del Movimiento 26 de Julio. Con sólo 25 años fue apresado en la mañana del 26 de julio de 1953 junto a un valeroso grupo de compañeros. Fue salvajemente torturado. Le sacaron los ojos y se los mostraron a su hermana (Haydée) en prisión. Asesinado ese mismo día. De él diría Fidel que era el «Alma del Movimiento».
9) Véase carta, pp. 93-95. Haydée, del Moncada a Casa. Celia Hart, Editorial Capiro, Santa Clara, Cuba, 2009.
10) Reinaldo Boris Luis Santa Coloma (1928-1953), novio de Haydée durante la lucha clandestina contra la dictadura de Fulgencio Batista.Integrante del Comité Civil del Movimiento 26 de Julio. Asaltante al Cuartel Moncada. Apresado por los sicarios batistianos, fue horriblemente torturado y asesinado.
11) Violeta Parra (1917-1967),poetisa y cantante chilena, autora de canciones legendarias como “Los pueblos americanos” y “Gracias a la vida”.
12) Armando Hart Dávalos (1930), personalidad de gran contribución a la historia y la cultura cubanas, fue miembro de la dirección nacional del Movimiento 26 de Julio y participante en el 30 de Noviembre de 1956 en Santiago de Cuba. Estuvo casado con Haydée Santamaría y de ese matrimonio nacieron Abel y Celia, la autora del testimonio.
13) Graciela Rodríguez Pérez (Chela), amiga de la familia de Haydée Santamaría desde que residía en su natal Encrucijada, mucho antes del triunfo revolucionario. Desde 1959 trabaja con Armando Hart. Mantuvo también estrecha relación con Abel y Celia, los hijos del matrimonio.
14) Frank País García (1934-1957), joven luchador de la clandestinidad, prestigioso líder
revolucionario de la zona oriental de la isla de Cuba; jefe de acción y sabotaje del Movimiento 26 de Julio. Asesinado el 30 de julio de 1957, cuando tenía 22 años.
15) Celia Sánchez Manduley (1920-1980), la primera mujer en incorporarse a la lucha en la Sierra. Junto a Frank País organizó y dirigió los refuerzos que se enviaron a la Sierra Maestra. Luego de la guerra, creó la Oficina de Asuntos Históricos. Se desempeñó como Secretaria de la Presidencia.
16) Gabriel García Márquez (1928), escritor y periodista colombiano.Premio Rómulo Gallegos en 1973 y Premio Nobel de Literatura en 1982.
17) Véase nota del Che, p. 103. Ibídem 9.
18) Véase carta, pp. 105-106. Ibídem 9.
19) Véase carta, pp. 107-109. Ibídem 9.
20) Amadeu Thiago de Mello (1926), poeta brasileño, icono de la literatura regional amazonense.
Su obra, de gran fuerza interior, expresa un auténtico compromiso social. Durante el régimen militar, vivió exiliado en Argentina, Chile, Portugal, Francia y Alemania. Tras la caída del régimen, volvió a su patria.
21) Víctor Jara (1932-1973), cantautor chileno, uno de los máximos exponentes del resurgimiento de la canción popular latinoamericana. También director de teatro. Por los ideales revolucionarios que promovía, fue torturado y asesinado durante el golpe militar de Augusto Pinochet en septiembre de 1973.
22) ibídem 1.
23) Pablo Milanés (1943), cantautor cubano, fundador del Movimiento de la Nueva Trova; su obra ha alcanzado el más alto reconocimiento internacional.
24) Vicente Feliz (1947), cantautor cubano exponente del Movimiento de la Nueva Trova.
25) Roberto Fernández Retamar (1930), poeta y ensayista cubano; actual presidente de la Casa de las Américas.
26) Paul Lafargue (1842-1911), político y pensador francés nacido en Cuba. Este importante luchador socialista se suicidó junto a su mujer.
27) Por quién doblan las campanas (1940), novela de Ernest Hemingway (1889-1961), narrador norteamericano que ha resultado uno de los más relevantes escritores entre las dos guerras mundiales. Premio Pulitzer de Literatura en 1953 y Premio Nobel de Literatura en 1954. Se suicidó con un arma de fuego.
28) Apodo cariñoso con que se conocía a Haydée Santamaría


Etiquetas: , ,

10/09/2018 13:19 Ida Garberi Enlace permanente. Cuba No hay comentarios. Comentar.

Fady Marouf: en Siria ninguna familia se salvó de la guerra

20180323204229-fady.jpg

 

“Por esta libertad de estar estrechamente atados a la firme y dulce entraña del pueblo habrá que darlo todo (…) si fuere necesario hasta la sombra y nunca será suficiente.”

Fayad Jamis

 

Ida Garberi*

“De cien mil familias, en Siria, puede ser que haya  una sola que no tenga heridas de la guerra, todas tiene muertos, lesionados, desplazados. Algunas tuvieron que emigrar 4 o 5 veces, huir de sus casas con nada más que la ropa que tenían puesta debido a  un ataque terrorista”. Quien me está contando esas verdades aterradoras es Fady Marouf, un periodista siro, colaborador de la Agencia de Noticias Prensa Latina, de Cuba, quien estuvo en la isla caribeña para recibir la bien merecida Distinción Félix Elmuza, que concede la Unión de Periodista de Cuba. Fady es un hombre muy valiente, muy agradecido con Cuba porque gracias a las becas que la isla concede a los estudiantes de su país pudo estudiar aquí en Santa Clara “Literatura Española”, desde el 1997 hasta el 2003, y después regresó a Siria para incorporarse a las tareas que le asigna el Ministerio de Comunicación.

“Para mí, Cuba significa todo, aquí aprendí a ser una persona valiente, que ama a su patria, a apoyar a los más humildes, a resistir, que significa la palabra resiliencia, conocí personas que ahora son como mis hermanos”, me dice Fady muy emocionado.

“Soy un muchacho que proviene de una familia pobre de una provincia del centro de Siria, Hama, vivo en Damasco por mi trabajo y en la capital es muy fácil encontrarte con la muerte. Yo la tuve a pocos metros y a pocos segundos de mí, me salvé como 7 veces, pero lo más peligroso fue cuando los terroristas entrenados por EE.UU. pusieron un coche bomba, un día, a las tres de la tarde afuera de mi casa, hace tres años, me salvé gracias al destino, con heridas graves en mi cuerpo, pero mi casa fue destruida. Por suerte, mi esposa y mis hijos no estaban en casa, pero murieron 6 personas del barrio y 4 resultaron heridas. Para explicarte, mi pueblo natal, Rabù, de 4000 habitantes, cuenta ya 110 muertos, entre civiles y militares. Después del 2011, desde que comenzó esta guerra genocida, la única cosa nueva que pudimos construir en el pueblo fue el Cementerio de los Mártires”. Parece que Fady pudo notar mi cara triste y enojada en el mismo tiempo y me dice: “no sé si me puedes entender……”. Tiene razón, yo no sé qué significa esta tragedia porque nunca viví una guerra, lo que solo puedo tener es mucha vergüenza por mi país de nacimiento, Italia, que es el principal vendedor de armas y minas antipersonales a los terroristas asesinos en Siria, supuestos “rebeldes” segundo los gringos. Es que no puedo seguir escribiendo sin hacerme una pregunta retórica: ¿hasta cuándo los de abajo a la izquierda vamos a permitir que los gringos repitan el mismo guion de Iraq, de Libia, para que los pueblos atacados por ellos lo único que pueden contar son muertos o cementerios?

“Mi cuñado fue secuestrados para el Daehs, en la provincia de Raqqa,  y más nunca supimos de él, ya la zona se liberó y no se encontraron rastros de él, ya se le declaró muerto .Casi seguro lo decapitaron por ser policía y ser fiel a Bashar al Assad”.

“Lo que más me molesta de la hipocresía de los EE.UU. es que llaman a esos homicidas terroristas ‘moderados’: ¿qué hay de moderados en asesinos que decapitan gente solo porque tiene puesto pantalones cortos que dejan descubiertas las rodillas? De verdad que no puedo asimilarlo, me siento muy impotente adelante a las mentiras de los gobiernos occidentales”.

“Ellos no entienden que los monstruos terroristas son sus frankenstein de esta época, que se van a revirar contra sus amos, van a morder la mano que siempre los alimentó”.

“A EE.UU les encanta inventar y contar mentiras a los pueblos, los terroristas no solo son abastecidos por los gringos, además los evacuan para salvarlos de los ataques del ejército sirio y hasta bombardean supuestamente ‘por error’ las milicias fieles al gobierno de Bashar al Assad”.

“Es increíble como tú, en Siria, puedes ver terroristas que están secuestrando gente, según ellos infieles, para decapitarlos y en un canal de televisión gringo, en el mismo momento, te los están presentando como defensores de la paz  y como moderados. El Frente Al Nusra es lo peor de Al Qaeda, no tiene nada de democracia ¡nadie me puede engañar!”.

“A ver, asesinos apoyados por Arabia Saudita, una monarquía ¿qué tienen de democráticos? Como es Arabia Saudita, que pregunten a las mujeres, ¿qué libertades tienen en su país, donde las tratan como esclavas?”

“Israel es otro enemigo principal de Siria, siempre le preocupó el tratado de ayuda mutua entre Siria e Irán, que se firmó en los años ’90. Irán nos apoya con alimentos, medicinas, armas y municiones. En ese momento en Damasco los productos alimenticios más barato son los iranís”.

Fady me cuenta que después del derribo del avión F-16 israelí hace dos meses, Israel tendrá que pensar más ante de masacrar el pueblo sirio porque le das las ganas. Los israelíes tienen pánico por la fuerte resistencia popular (como Hezbola) y del ejército sirio en la cercanía del Golán, territorio sirio ocupado ilegalmente de Israel.

Fady sigue contándome que: “las potencias occidentales ahora saben bien que nuestro aliado más importante, Rusia, ya ganó la guerra, ellas no quieren admitirlo, pero gracias a la capacidad de este país de ayudarnos en todos los frentes, de representarnos en los diálogos de paz, de luchar para una solución pacífica, ya sus mentiras no tienen mucho efecto”.

Para concluir, Fady quiere aclarar que, como ciudadano sirio, el futuro de Siria depende del ejército sirio y que Bashar al Asad es el único garante de la unidad en su país.

“El planeta tiene que entender que el nuevo orden mundial depende del ejército sirio, cada proyectil del ejército que mata a un terrorista está construyendo la paz, el ejército sirio cumple ordenes por ser fiel, lo ha hecho con muchos sacrificios, con las pérdidas de más de 100.000 efectivos, pero sabe que todo eso es mucho menos que pagar el precio de regresar a la edad media, como pretenden los yihadistas y los periodistas mercenarios pagados por los medios occidentales, los dos representan una clase asalariada para el más feroz imperialismo”.

*columnista de Cubainformacion


Etiquetas: , , , ,

23/03/2018 14:42 Ida Garberi Enlace permanente. Mundo No hay comentarios. Comentar.

Moulud Yeslem: un saharaui nacido bajo bombas de napalm en el desierto

20180115215348-10382467-824997990880395-7469865353617667427-n.jpg

“O logramos ciudadanos libres en un país independiente o mártires con el resto de mártires que han dado su vida”. Brahim Gali, presidente saharaui

de Ida Garberi*

 

“Me llamo Mohamed Moulud Yeslem, soy un refugiado saharaui que nació en plena guerra en el Sahara, tengo 40 años, y formo  parte de un pueblo que lucha para  lograr su independencia. Soy un artista, un pintor que cree que un pincel, es un arma de lucha, de libertad y de expresión; y llega más lejos que los misiles, porque llega a los corazones de la gente sembrando vida”.

Conocí  a Moulud en Barcelona, en octubre del 2017, mientras aspiraba a participar en un evento cultural en los campamentos de refugiados saharauies en Tindouf (Argelia).

Después de algunos días de espera extenuante, con lastima, el evento no se desarrolló, nunca pude llegar a los campamentos, por esta vez. Pero tuve el honor y el placer de poder disfrutar del cariño y de la compañía de Moulud, su esposa Olga y su maravillosa niña, Nura.

Mientras radicaba en su casa, quise conocer más sobre la vida de su pueblo,  su lucha y que representa para él  no poder vivir en su patria legitima.

Sáhara Occidental es la última colonia de África dado que se halla entre los 17 territorios no autónomos pendientes de descolonización, según la nómina establecida por las Naciones Unidas, que no reconoce la soberanía que reclama Marruecos sobre el mismo, denunciando la presencia del muro marroquí como una de las principales manifestaciones del colonialismo  en sus dimensiones social, política, espacial y económica.

La guerra en el Sahara, que me está contando Moulud, empieza cuando España, en el 1975, cedió la administración del Sáhara Occidental a sus limítrofes Marruecos y Mauritania, mediante  acuerdos ilegales, desde el punto de vista del derecho internacional, dado que una potencia colonial no puede “ceder” un territorio colonizado por ella a otros Estados.

Después que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) declaró que los habitantes del Sáhara Occidental gozaban del derecho de autodeterminación que constaba en las resoluciones de las Naciones Unidas (CIJ, 1975), el rey Hasan II inició una movilización que pasaría a la historia como la “marcha verde”, o mejor dicho la “marcha negra”, según los saharauis, por su saldo cruento y luctuoso, que implicó el traslado de unas 350.000 personas y 25.000 soldados hacia la zona saharaui para ocupar el territorio. Esto fue acompañado con bombardeos de la aviación marroquí con fósforo blanco y napalm contra los civiles saharauis que emprendían el éxodo forzado hacia el desierto argelino.

En ese marco, varios miles de saharauis huyeron hacia Argelia y el 27 de febrero de 1976 el Frente Polisario (brazo armado del pueblo saharaui)  proclamó la República Árabe Saharaui Democrática (RASD). En 1979, Mauritania suscribió un acuerdo de paz con los combatientes de la RASD y, desde entonces, es solo Marruecos el que continúa afirmando tener soberanía sobre la zona, que incluye el área a la cual Mauritania había renunciado.

Las fuerzas marroquíes y saharauis continuaron por el camino de las armas, hasta 1991, cuando se firmó el alto al fuego y la ONU creó la Minurso (Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental), que se encargaría de mantener la paz y de convocar a un referéndum de autodeterminación. Sin embargo, pese a los reiterados intentos por llevarlo a cabo, el referéndum –cuya última fecha fracasada fue el 31 de julio de 2000- nunca se realizó y Marruecos sigue proponiendo como solución al contencioso, brindar al territorio un régimen de autonomía bajo el paraguas de la soberanía marroquí.

Actualmente, alrededor de 165.000 saharauis viven en los campamentos de refugiados cerca de Tindouf (sudoeste de Argelia), dependiendo mayormente de la ayuda humanitaria y a la espera de poder ejercer ese derecho a la autodeterminación proclamado y avalado por la comunidad internacional a través de decenas de resoluciones y declaraciones de varias de sus distintas instancias y representantes.

En 1980, Marruecos comenzó a construir un muro en el desierto para cercar parte del territorio del Sáhara Occidental, con el objetivo de impedir -en pleno enfrentamiento armado- el avance del ejército saharaui del Frente Polisario. La construcción (distribuida en varios tramos) tiene alrededor de 2,5 metros de altura y una longitud aproximada de 2.720 kilómetros.

“Yo, Moulud, soy uno de los hijos de la guerra, y después del éxodo, que duró años para  mi familia, que escapó bajo bombas, caminando en el desierto y pocas veces utilizando camiones, llegué en el 1979 a los campamentos en Argelia. Empecé a estudiar bajo una jaima (tienda de campaña) hasta el 1989, cuando con otros 850 niños y niñas, entre los once  y los catorce años, me enviaron a Cuba para seguir los estudios. Me quedé 10 años y adquirí un carácter fuerte e independiente, porque estuve lejos de mi familia, sin casi contactos y ningún viaje de vacaciones. Nosotros, los niños y las niñas saharauis aprendimos bien temprano a ser responsable de nuestros actos, la situación nos hizo crecer antes de tiempo y la considero la experiencia más bonita de mi vida. Agradezco mucho a Cuba por todo eso, no solo me formó profesionalmente, fue para mí una escuela de vida, me preparó a la resistencia con los otros refugiados y hoy en día la isla caribeña sigue apoyando mi pueblo y creciendo miles de saharauis en sus universidades”.

“El problema de la vida en los campamentos es que dependimos totalmente de la ayuda internacional, es un desierto, no hay agua, tienen que trasportarla desde centenar de quilómetros, no podemos cultivar nada, pero seguimos resistiendo hace 40 años a muchos agresores, porque no es solo Marruecos, son Estados Unidos, es Francia, la más culpable de todos es España, y todos ellos quieren eliminar totalmente nuestro pueblo, quieren que no se escuche su voz,  quieren enterrarnos definitivamente en el desierto de Argelia. Toda esa opresión hizo nacer una Revolución, un sentimiento nacional, un sentimiento de resistencia a pesar deque los enemigos son más poderosos en armas, en economía, en la destrucción. Nos han aislados creando un muro en la comunicación y construyendo un muro de piedras y alambrados, con la ayuda de Israel, para impedir que los refugiados regresen a su patria y lo han sembrados con millones de minas: según la ONU el Sahara Occidental es uno de los 10 países más minados en el mundo, se calcula que en la guerra de los 16 años entre el Frente Polisario, Marruecos y Mauritania se depositaron entre 7 y 10 millones de minas antipersona, que siguen activas hoy en día”.

Moulud, como artista, es muy sensible desde temprana edad a la lucha de su pueblo, y con su pincel quiere dar voz a los sin voz y con sus hermanos, que son pintores también, creó una escuela de arte en los campamentos en el año 2005 para  formar  a los jóvenes. Él considera que la pintura le permite hacer conocer la belleza de la cultura saharaui, pero también denunciar la dureza de la vida en el desierto y dialogar con otros artistas de otros países para sensibilizarlos con su lucha.

“El arte es una herramienta muy efectiva para transformar la sociedad, entonces decidí  poner mi granito de arena para luchar contra las minas antipersonales. Tuve la idea de crear el proyecto ‘Por cada mina una flor’ que quiere sensibilizar sobre la existencia de ese muro asesino”.


“El problema de las minas es que están sembradas muy superficialmente y con las lluvias y las tormentas de arena se trasportan hacia un sitio distinto, y es por eso que cerca del muro nunca existe un lugar seguro por donde  caminar. Lastimosamente sea la ONU sea otras organizaciones no gubernamentales  que se ocupan de desminar, hoy en día, actúan solamente si  reciben subvenciones, si no hay dinero por el medio, no le importa mucho los peligros que representan las minas, principalmente para  los niños y las niñas. Así que no podía quedarme con los brazos cruzados, hicimos un documental, ‘Las flores del muro’ para sensibilizar la gente, donde se ven las víctimas del muro, las mutilaciones, y queremos sembrar una flor artificial por cada mina, hechas de papel, de plástico, de tela y sembrarla frente ese muro, como protesta y acción simbólica de que la paz  vencerá  al final. Ya conseguimos miles de flores, han participado los pueblos de España, de México, de Perú, de Argentina y de otros países europeos”.


“Estoy contento de los resultados porque logré que participaran principalmente niños, niñas y adolescentes. Próximamente queremos lograr  con otros artistas, la compra de una apisonadora, instalarle un control remoto y utilizarla para hacer explotar las minas del muro sin riesgos para las personas”.

“Personalmente y como miles de saharauis, estas cuatro décadas de combate, solo me dan más fuerzas para luchar, me dan más inspiración creativa para desarrollar un antídoto, cada vez más eficaz y mas fuerte; porque el suelo donde cultivo estos antídotos es el arte, es la cultura de la paz y es la sociedad civil, no solamente la saharaui, sino la sociedad civil mundial”.


“Al final, como pintor, creo que el Arte ha de ser sea una herramienta fundamental para denunciar, para comunicarse en paz entre todos los pueblos, para que el género humano entienda que la vida es única, como el planeta tierra, y si no lo protegimos entre todos y todas  desapareceremos para siempre”.

(parte histórica tomada de "Muro marroquí: colonialismo y colonialidad en la división del pueblo saharaui" de Luz Marina Mateo, Sahara Press Service)

*columnista de Cubainformacion

Etiquetas: , , , , ,

15/01/2018 15:54 Ida Garberi Enlace permanente. Mundo No hay comentarios. Comentar.

Moira Millán: la lucha del pueblo mapuche puede constituir el sedimento para armar un nuevo modelo de humanidad

20171110214208-moira.jpg

“¡Despertemos¡ ¡Despertemos Humanidad¡ Ya no hay tiempo. Nuestras conciencias serán sacudidas por el hecho de solo estar contemplando la autodestrucción basada en la depredación capitalista, racista y patriarcal". Berta Cáceres

 

De Ida Garberi*

 

 

He tenido en mi vida la suerte de conocer mujeres muy valientes, guerreras, comprometidas, luchadoras hasta los tuétanos: en Barcelona, hace poco, en el medio de las protestas independentistas, tuve el orgullo de compartir con la “weychafe” (que en mapuche significa guerrera) Moira Millán, coordinadora del movimiento Marcha de la Mujeres Originarias por el Buen Vivir.

Ella misma revela que “nací un día de agosto en un invierno nevado en un pueblito llamado El Maitén, en el Noroeste de la provincia de Chubut, el Lof Pillañ Mahuiza es mi comunidad mapuche”.

El pueblo Mapuche, desde la noche de los tiempos, pasando por todas las conquistas del lugar donde vive, intenta preservar su identidad, que comprende sus costumbres y su territorio, la tierra que les da no solo el sustento sino el ser. Esa es la forma que adquiere la dignidad para este pueblo. Mapuche significa literalmente “gente de la tierra”. Es decir, no tierra de los hombres y de las mujeres, sino su contrario: son los hombres y las mujeres los que le pertenecen a la tierra, una idea simple pero perturbadora en las mentes de casi todos los políticos de hoy en día.  

Al final del siglo IX la nación mapuche fue víctima de genocidio y sus tierras ancestrales ocupadas de una invasión ilegítima de los “huincas” argentinos y chilenos. Huinca es un término proveniente del idioma “mapudungún” que significa "Nuevo Inca", en referencia a las personas de raza blanca, los nuevos conquistadores. Hay que aclarar que los mapuches no son ni chilenos ni argentinos, simplemente porque ambos Estados son construcciones históricas posteriores al “Wallj Mapu”, su territorio ancestral. 

En los años 90, más o menos, Carlos Menen regala las tierras de donde provienen los ancestros de Moira a un muy conocido paisano mío, Luciano Benetton, que pagando con pocas “perlitas” ocupa ilegalmente casi dos millones de hectáreas de la Patagonia argentina.

Moira me dice que “Benetton creó un estado feudal dentro el estado argentino”. “Benetton financia esta situación belicista contra los mapuche para poder seguir robando los productos de la tierra”.

La entrega y el saqueo de las tierras patagónicas y de sus recursos nacionales por parte de empresas extranjeras vienen de larga data, al igual que los reclamos y la lucha del pueblo mapuche por recuperarlas.  

Desde el 2015, varias familias de la provincia de Chubut realizaron recuperaciones de tierra ocupadas por Benetton y declararon, mediante un comunicado público firmado por los Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen y el Movimiento Mapuche Autónomo del Puel Mapu (MAP): “Nosotros, los Mapuches, seguimos siendo una inmensa mayoría sin tierra, con la única alternativa de ser peones, empleadas domésticas y obreros, es decir, mano de obra barata y explotada por la oligarquía criolla y el empresariado transnacional”. Y sostenían que “la única manera de frenar el ‘asesinato planificado’ desde el poder económico y del estado (ecocidio y etnocidio), es mediante el control territorial efectivo de nuestras comunidades movilizadas”.

La respuesta de la Compañía de Tierras del Sur Argentino (compañía de Benetton) fue una denuncia penal por usurpación. Desde entonces la violencia, las amenazas y los intentos de desalojo han sido permanentes.

La actuación de la gendarmería, en las tierras que el italiano reivindica para sí, desde el inicio del año, fue de más represión todavía, contra la comunidad Pu Lof (entre ellos mujeres y niños), desaparecieron a Santiago Maldonado con la directa responsabilidad de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, su jefe de gabinete Pablo Noceti y del Estado. El gobernador de Chubut,  Mario Dan Neves también fue cómplice del accionar represivo avalando el ingreso de la gendarmería al predio y demonizando a los mapuches a través de una campaña mediática que comenzó el año pasado, mientras apretaba al juez Otranto para que encarcele a los dirigentes considerados sin ninguna prueba como “terroristas”.

Sobre el tema Moira reafirma: “No hay ninguna duda, fue el gobierno que primero desapareció a Santiago Maldonado por mano de la gendarmería y después plantó el cuerpo en el rio de la comunidad mapuche Pu Lof Resistencia Cushamen. La táctica fue ‘liberarse’ de su crimen, porque la desaparición forzada no prescribe, es un delito de lesa humanidad y los funcionarios de turno tenían que blanquear el hecho que lo habían asesinado. Así crean toda una campaña mediática para señalar como responsables a los jóvenes weychafe de la comunidad mapuche. Pero a mí también me señalan como responsable, porque en entrevistas que me hicieron con antelación al descubrimiento del cuerpo de Santiago había pronosticado lo que pasó después en realidad. Espero que el pueblo argentino aproveche la oportunidad de no aceptar la manipulación de los pueblos y rebelarse. En el momento que el caso de Santiago hizo que el pueblo argentino mirara al sur de su país y al fin permitió que se enterara de la lucha del pueblo mapuche, espero que sea la razón porque esta pseudo-democracia dictatorial, artilugio de la partidocracia para poder mantener el modelo extractivista caiga por su propio peso, porque su política aberrante y asesina ya no cabe en la conciencia del pueblo argentino. Hay que seguir adelante con la luz de la verdad, contrastar el montón de mentiras, seguir con la lucha de los pueblos originarios, en manera articulada y con la sabiduría de los pueblos en unidad. Definitivamente hay que sacarse de encima este gobierno criminal”.

La lucha de Moira y de su pueblo ya ante del descubrimiento del cuerpo de Santiago había enfurecido el Estado argentino y ella fue amenazada de muerte.

“Los funcionarios del Estado saben que el problema no soy yo, es la lucha de mi pueblo que represento, un mundo completamente distinto que rechaza estructuralmente este sistema. Lo único que lograran demostrar, si consuman mi asesinato, es que la mística mapuche que afirma que por cada uno que cae diez más empezaran la lucha es verdad. Nuestra lucha no quiere llegar a poseer la tierra o a crear un nuevo Estado, nosotros queremos emplazar la relación armónica entre la tierra, la “mapu”, y los pueblos, la reciprocidad con la naturaleza. Nosotros rechazamos este sistema de muerte, esta progresiva destrucción y  contaminación, somos el pueblo más pobre que vive en el territorio más rico de América del Sur y reclamamos el Buen Vivir entre los pueblos. Sabemos que es posible un nuevo futuro, un mañana distinto al presente y es nuestro derecho. El sistema nos está matando porque necesita abortar la esperanza, necesita que nos resignemos al sistema de muerte. Pero nosotros tenemos miles de años demostrando que sí, ¡otro mundo es posible! Además en los últimos tiempos logramos generar empatía para nuestro pueblo en Argentina, logramos que las feministas de ‘Ni una menos’ hagan su encuentro nacional a Chubut, va a ser un Puerto Madryn. La lucha de mi pueblo es el tema principal, me nombran como referente del movimiento y creo que eso asusta al estado”.

Otra denuncia que formula Moira es que Santiago Maldonado es el primer “blanco” desaparecidos, pero solo en la provincia de Chubut existen 145 mapuches desaparecidos, uno de ellos es Eduardo Cañulef, que era el peón de Benetton. Este trabajador rural reclamó mejor condiciones laborables y el multimillonario lo desapareció.

“Nunca vi a tu conterráneo en el banquillo de los acusados, esto  ocurrió en el año 1996 y su madre murió reclamando el paradero de Eduardo. Tenía 28 años y nadie hizo una manifestación por él. En Argentina claramente la vida indígena no vale tanto como la vida del blanco. Esto no significa que no me solidarice con la familia Maldonado y reclamo con ella que se haga justicia. Pero también quiero justicia para mi pueblo, quiero que Benetton pague por las aberraciones que cometió contra el pueblo mapuche. También necesitamos que despierte el pueblo italiano y tenga conciencia de lo que hacen los multimillonarios de su país, que matan pueblos originarios y destruyen el ecosistema. Porque Benetton no produce solo ropa, es un extractivista y en el territorio que ocupa ilegalmente hay yacimientos auríferos”.

Yo, como hermana blanca, concluyo prometiendo apoyar la lucha de los pueblos indígenas, principalmente de la mujeres indígenas y, como escribió Moira, quiero escucharlas deseosa de conocer sus pensamiento, no quiero convertirlas, ni etiquetarlas, ni estudiarlas, ni extraer utilitariamente sus saberes, me uno a esta Revolución de pensamiento, y seré, tierra, semilla, viento, agua y fuego.

 

*corresponsal en Cuba de Cubainformacion

Etiquetas: , , , ,

10/11/2017 15:42 Ida Garberi Enlace permanente. America Latina No hay comentarios. Comentar.

Abel Santamaría: el alma del Movimiento 26 de julio

20171018202200-fidel-abel.jpg

Mi homenaje para Abel Santamaría y para toda su familia, que respecto mucho y considero hacedores importantes de la Revolución Cubana. Es una nota que escribí en el 2007, entrevistando la que fue mi hermana querida, Celia Hart Santamaría.

 

 

 

Abel Santamaría: el alma del Movimiento 26 de julio

 

Ida Garberi * 

El 20 de octubre del 1927, a Cuba, nació en Encrucijada (provincia de Las Villas) Abel Santamaría Cuadrado, un ángel de la Revolución cubana, o “el alma del Movimiento 26 de julio”, como Fidel Castro Ruz lo definí. 

La definición en lugar de un espíritu celeste, que este año habría cumplido 80 años, que protege esta gran revolución es de su sobrina, Celia Hart Santamaría, hija de la hermana mayor de Abel, una de las heroínas del ataque al Cuartel Moncada, Haydée Santamaría, llamada cariñosamente Yeyé. 

He visitado Celia en su casa a La Habana para conversar con ella y de este modo conmemorar a este su gran tío, este joven que inmoló su vida a los 25 años porque estuvo convencido que hizo falta cambiar los hechos políticos de su país. 

“Creo que la primera vez que escuché hablar de Abel Santamaría, fue justo de los labios del comandante Fidel Castro, tenía 4 años y fui a verlo con Celia Sánchez Manduley en el piso del Vedado, en Calle 11, y me reconoció diciendo que tenía la mirada inconfundible de mi tío, que no podía ser otra que la hija de Yeyé”. 

“Mi madre no quiso contar mucho sobre los hechos dolorosos del Moncada, yo miré siempre hechizada las fotos donde mi tío aparecía sonriente con toda la familia. 

El hecho que haya muerto tan joven, así entusiasta, tan generosamente dispuesto a sacrificarse para salvar lo que él mismo definió “el hombre de Cuba”, es decir Fidel Castro, me lo ha hecho siempre ver cómo un ángel protector de esta Revolución”. 

Abel Santamaría nació en el Central Constancia (que hoy lleva su nombre) de dos migrantes españoles a Cuba, (su papá fue jefe carpintero en el central); de pronto su vida se desarrolló conociendo las tristes situaciones sea de los campesinos que de los obreros de la época, en un entorno rural e industrial al mismo tiempo y va a respirar una gran urgencia de cambio escuchando en las reuniones sindicales las palabras del famoso “General de las Cañas”, Jesús Menéndez. 

De este gran ejecutivo sindical, Abel ha sabido literalmente absorber su inteligencia natural, su exigencia profunda de justicia. 

Ávido de conocer más profundamente aquella Juventud Ortodoxa (sección juvenil del llamado Partido del Pueblo Cubano), que él sabe está obrando a La Habana, decide ir en la capital cubana para estudiar y trabajar. 

Éste fue el único partido que trató de hacer oposición a la corrupción de la partidocracia de la época y con el que se identificó la mayoría de la juventud cubana; Abel también empieza a participar en las actividades del grupo y convence a su hermana Haydée a seguirlo a La Habana.  

Bien pronto alquilan el piso de 25 y O, que se transforma en un centro de reunión muy activo de la Juventud Ortodoxa, absolutamente decidida a poner punto final a la estructura podrida de la república neocolonial.  

Abel y Fidel estaban hablando el mismo idioma, que reclamó una revolución nacional libertadora, sin conocerse y sólo después del golpe de estado del 1952 de Fulgencio Batista se encuentran en la conmemoración de un compañero muerto, en el Cementerio Colon de La Habana.   

Enseguida Abel reconoce en Fidel el líder, “el hombre de Cuba”, el único que puede regalar a su país una condición de libertad. 

“La cosa de veras impresionante del carácter de mi tío ha sido su sentido de la justicia tan grande, este pensamiento martiano casi natural, innato. El dinero de la época de la casa del Vedado era muy poco, si se compraban los libros o las munición y los fusiles, no se podía comer todos los días”. 

“Pues no estamos hablando de revolucionarios cultos y preparados por el punto de vista literario, fueron jóvenes puros, con un fuerte sentido de la justicia social, que han sido marcados de las evidencias del vivir cotidiano, de la observación de la corrupción generalizada, ellos llevaron dentro el deseo de cambiar las cosas con equidad”; así Celia sigue hablándome del segundo hombre del Movimiento 26 de julio. 

“Sólo Fidel y Abel supieron todo el proyecto del ataque al cuartel, prepararon minuciosamente todos los detalles y justo para proteger a los otros compañeros no le dijeron nada hasta lo último”. 

“Mi mamá me contó que aunque no supieron exactamente que este era el primer acto de sus Revolución, fueron preparados para afrontar este paso, antes o después, y Abel dijo que después del primer acto habría sido más difícil vivir que morir, que ella tenía que vivir mientras probablemente a él sería tocado morir." 

“Y a pesar de las torturas que ella tuvo que padecer, el horror de ver los ojos de mi tío Abel sobre una bandea utilizados como chantaje porque denunciara a los compañeros, Haydée afirmó que los hombres no eran malos, ella en el Moncada entendió que era el sistema aquél que tuvo que ser cambiado, no el hombre." 

Celia añade que Abel y los otros mártires del Moncada han quedado como almas protectoras de la Revolución, corazones enormes con grandes potencialidades que no se han podido realizar, figuras notables tronchadas al nacer. 

“Y a pesar que mi tío Abel haya sacrificado su vida, cumplió su objetivo de empezar la lucha, de abrir un camino y permitir que Fidel continuara vivo”. 

“Mi mamá, también supo afrontar su dolor sacando de este una fuerza enorme, como afirma en la carta escrita a los padres de la prisión de Guanajay, dónde da ánimo a mi abuela diciéndole que es una madre privilegiada, que tendrá siempre a un hijo joven que no envejecerá, que continuará siempre a ser bonito, con su fuerza y su ternura infinita”. 

“Le dice que hace falta pensar en Abel de modo diferente, que él sigue estando junto a todo nosotros porque Fidel está vivo y puede hacer de Cuba lo que Abel deseó, que mi abuela deberá perpetrar lo que él estaba buscando, querer lo que tanto quiso y dedicarse a la defensa de aquellos que fueron la razón de su vida, es decir los trabajadores del Central y no sus dueños explotadores."  

Mientras Celia habla de este chico del Moncada no puedo prescindir de pensar que Abel, Fidel, Haydée, Melba…… esta descendencia preciosa del pueblo cubano han dejado la vía, con el ataque al cuartel Moncada, a una lucha permanente que es continuada después del 1959, después del triunfo de la Revolución cubana, se ha reflejado en las luchas del Che Guevara y ahora es más que nunca presente en la obra grandiosa de esta América Latina que está naciendo. Ellos, los iluminados de la suerte ya representaron aquel hombre nuevo que trató luego de enseñarnos el Che Guevara. 

Cómo italiana y europea sólo puedo esperar que lo más pronto posible este germen rebelde pueda sacudir también los corazones y las almas de mi país, porque también en el seno de la Vieja Europa podemos darnos cuenta que el neoliberalismo ha fracasado, que sólo una consciente justicia social es el futuro de nuestro planeta, que para defender la revolución socialista es necesario luchar por la revolución mundial.  

Quiero cerrar esta conversación con Celia sobre Abel con una frase del otro ángel protector de la revolución mundial, también él muerto joven y siempre vivo, como Abel, puro y sin defectos, el Che Guevara, que nos recuerda que “vale, pero millones de veces más la vida de un solo ser humano que todas las propiedades del hombre más rico de la tierra”.   

*la autora es la responsable del sitio en italiano de Prensa Latina” 

Etiquetas: , , , ,

18/10/2017 14:38 Ida Garberi Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Una balada de amor para Ernesto Che Guevara

20171010022010-19059987-1334972326620238-8427191750937021563-n.jpg

Ida Garberi*

 

"Veo además al Che como un gigante moral que crece cada día, cuya imagen, cuya fuerza, cuya influencia se han multiplicado por toda la tierra.

¿Cómo podría caber bajo una lápida?

¿Cómo podría caber en esta plaza?

¿Cómo podría caber únicamente en nuestra querida pero pequeña isla?

Solo en el mundo con el cual soñó, para el cual vivió y por el cual luchó hay espacio suficiente para él"

 

Fidel Castro, en la inhumación de los restos del Che Guevara, en el monumento de la Ciudad de Santa Clara

 

 

 

 

El 14 de junio de 1928, nació el guerrillero del amor, Ernesto Che Guevara, y en el 2017, habría cumplido 89 años. Pero un asesinato a sangre fría, por orden yanqui, se lo ha llevado hace cincuenta años, cuando tenía nada más que 39 y todavía demasiadas cosas que hacer sobre este planeta destrozado, contaminado e indiferente.

 

Es que su ausencia se hace cada día más pesada, mientras este monstruo del fascismo que no logramos derrotar intenta continuamente establecerse en el poder para robar, destruir y siempre privar de la libertad a los más débiles, con la explotación del hombre sobre el hombre.

 

“Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo, que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad. Quizá sea uno de los grandes dramas del dirigente; éste debe unir a un espíritu apasionado, una mente fría y tomar decisiones dolorosas sin que se contraiga un músculo. Nuestros revolucionarios de vanguardia tienen que idealizar ese amor a los pueblos”.  

 

Esta, creo que sea la frase del Che que más me emociona, porque encierra una verdad desarmante y al mismo tiempo triste: sería tan fácil y “económico” utilizar la sonrisa, el amor y la paz, por nosotros, los revolucionarios, pero la misma violencia fascista no lo permite, su poder cínico, su dinero sucio siempre trata de destruir lo que la ayuda recíproca comunista está construyendo con mucho sacrificio, porque como Fidel Castro justamente afirma que la solidaridad es no regalar lo que tenemos de más, pero sí compartir lo que tenemos de imprescindible.

 

Cada día en cambio tenemos que chocar con la violencia del enemigo, que nos ayuda a entender y a comprender al Che cuando utilizó las armas y sus métodos intransigentes: “Hay que llevar la guerra hasta donde el enemigo la lleve: a su casa, a sus lugares de diversión, hacerla total. Hay que impedirle tener un minuto de tranquilidad, un minuto de sosiego fuera de los cuarteles, y aun dentro de los mismos; atacarlo dondequiera que se encuentre, hacerlo sentir una fiera acosada por cada lugar que transite. Crear dos, tres, muchos Vietnam”. Es el mismo enemigo que nos lleva al extremo: yo siempre estoy de acuerdo con él cuando llega a afirmar que “Son moderados todos los que tienen miedo o todos los que piensan traicionar de alguna forma”.

 

Todos los intentos de homicidio de presidentes, sobre todo de la América latina, desafortunadamente muchos con éxito y, por suerte, otros no, lo demuestran, se sabe que son pagados por el fascismo imperialista norteamericano.

 

Creo que es una lucha ancestral, entre el bien y el mal, lo positivo y lo negativo, que puede llevar desafortunadamente a la autodestrucción del planeta, porque el mal, (los yanquis), no puede perder, esta palabra no existe en su diccionario y su aparición podría remover su equilibrio psíquico al punto de hacerle cometer la locura de apretar aquel botón rojo que representa el ataque nuclear, factor desencadenante de una tercera guerra mundial.

 

Yo sé que estos razonamientos casi se están moviendo sobre un plano religioso pero la fuerza de San Ernesto de La Higuera deja perplejos hasta a los ateos.

 

Y no es sólo una figura que puede parecer inmortal por la religión católica, si observamos su vida desde un punto de vista budista, su muerte tan prematura lo pone sobre el plan de las personas que con un karma muy transcendente tienen que abandonar precozmente el planeta Tierra para pasar a ser un ejemplo a seguir (y aquí creo que también los más ateos puedan estar de acuerdo) y, siempre para los budistas, su energía vital, después de la muerte del cuerpo, no morirá hasta que haya una sola persona que lo recuerde.

 

Y puesto que afortunadamente somos muchos los que reconocemos sus calidades, que tratamos de defender su honestidad política (como él mismo afirmó “La revolución se lleva en el corazón no en la boca para vivir de ella”), tenemos que continuar leyendo sus escritos y luchando para llevarlos a la práctica, porque el Che no nos abandonó, está a nuestro lado y es el guía de nuestros pasos, no debemos decepcionarlo, no podemos despreciar su sacrificio extremo.

 

Hay momentos de desaliento en que él nos hace mucha falta, quisiéramos escuchar su voz que nos dijera cuál es el camino mejor para vencer al enemigo, porque todo parece imposible.

 

Y entonces nos concentramos en su fuerza infinita, absorbemos su determinación cuando afrontó la muerte sin pestañear, mirando fijo a los ojos de su verdugo: “Sé que ha venido a matarme. - ¡Póngase sereno y apunte bien! ¡Va a matar a un hombre!”. En este preciso momento ha hecho otro milagro, una vez más nos demuestra su “simple” tamaño, porque ha sabido transformar la muerte en un himno a la vida, que nadie podrá apagar. 

 

¡El Che debería volver a nacer, tenemos tremenda necesidad de su persona!!!!    

 

 *corresponsal de Cubainformacion en Cuba

Etiquetas: , , , ,

09/10/2017 20:20 Ida Garberi Enlace permanente. Cuba No hay comentarios. Comentar.

¡Por escuelas sin homofobia, ni transfobia! ¡Me incluyo!

20170523224813-fulvio-bugani.jpg

 

 

Ida Garberi*

“En sí, la homosexualidad está tan limitada como la heterosexualidad: lo ideal sería ser capaz de amar a una mujer o a un hombre, a cualquier ser humano, sin sentir miedo, inhibición u obligación".

(Simone de Beauvoir)

 

La Jornada Cubana Contra la Homofobia y la Transfobia dedica su décima edición a la prevención del bullying homofóbico en los espacios escolares, teniendo en cuenta que en numerosas investigaciones de las ciencias sociales, jurídicas y medicas realizadas en Cuba, este fenómeno aparece como una realidad que, aunque invisibilizada, subsiste en los centros educativos del país, como reflejo del prejuicio social más amplio hacia las personas con orientaciones sexuales e identidades de genero diversas.

Es importante enfatizar en que la Jornada Cubana Contra la Homofobia y la Transfobia se dirige a toda la población y no exclusivamente a las personas LGTBI, que se inserta dentro de los esfuerzos para el fortalecimiento de valores basados en los principios de igualdad y no discriminación en la sociedad cubana y que constituye el resumen del trabajo permanente realizado a lo largo de todo el año, con otros avances y resultados en varias esferas, que evidencian el cumplimiento de la política del país al respecto.

“El problema mayor que enfrentamos es que no hay conciencia, no se sabe que el bullying homofóbico en los espacios escolares existe, no hay conocimiento suficiente para identificar en qué momento se están expresando ese tipo de fenómenos”, me cuenta Mariela Castro, directora del Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX) en Cuba, minutos después de concluida la Conga por la Diversidad,  desarrollada en La Habana, el 13 de mayo del 2017.

Con satisfacción, en este 10º año consecutivo que se desarrolla la marcha contra la homofobia y la transfobia, había más gente participando en esta fiesta de colores y alegría en comparación a las anteriores, Mariela me confiesa que tenía miedo que las personas rechazaran un tema que se relaciona con la escuela, “la gente va a tener muchos celos, porque siempre nosotros los padres queremos que lo que se hace en la escuela sea lo mejor. A veces, por los prejuicios, pudiera hacer resistencia o expresar su malestar porque habíamos escogido las escuelas. Por eso que este año buscamos de tener más espacio en la televisión, en la radio, en la prensa plana, en la redes sociales, para dar explicaciones exhaustivas a la población del porque este año nos centramos en las escuelas”.

“En las primeras etapas de la vida la escuela es uno de los espacios más importantes de aprendizaje del ser humano, donde niños y niñas conviven más tiempo juntos en el transcurso de la semana, porque la escuela también tiene una importancia fundamental sobre la educación de la familia”. “Queremos visibilizar y crear conciencia para que se reconozcan desde temprano fenómenos de violencias o de bullying escolar para homofobia y transfobia”. “Nosotros agradecemos mucho la colaboración del Ministerio de Educación; al CENESEX  le toca señalar cada situación, con el objetivo de que no se considere normal, porque cada experiencia negativa en la escuela es muy dañina para los niños y para las niñas en proceso de crecimiento”. “Además, el bullying es un maltrato repetitivo, más perjudicial a nivel emocional todavía, no podemos permitirlo en una sociedad con el proyecto revolucionario que sustenta Cuba, con los anhelos que tenemos por nuestra juventud”.

Cuestiono a Mariela si recibió un buen apoyo en el Ministerio de Educación, o si le hicieron mucha resistencia a la presentación del proyecto: “En una primera estancia los funcionarios se recogieron, pero después de dialogar e interactuar, se dieron cuenta que estamos en la misma sintonía; luego nos dieron su apoyo fundamental. En estos dos años previstos vamos a fortalecer aún más el programa nacional de educación sexual en la escuela con énfasis mayor en la preparación de los maestros y de las maestras, principalmente en las carreras pedagógicas, colaborando también con el Ministerio de Educación Superior”.

“¿Por qué los maestros y la maestras? Porque son ellos y ellas los actores principales del proceso de trasformación social de la conciencia y de la escuela, tienen que ser generadores de cultura de respeto, de paz y de convivencia entre las personas”.

“Para estimular estos temas vamos a hacer un concurso de buenas prácticas pedagógicas, serán estudios apoyado por la UNESCO, que está trabajando en el bullying escolar contra la homofobia y la transfobia desde el 2011”.

La última pregunta toca un tema muy espinoso para Cuba: el matrimonio entre personas de los mismos sexos. Mariela confirma que hace tiempo están promoviendo los mismos derechos de matrimonio para las personas LGTBI, pero “hasta cuando no se cambie la constitución no podemos discutir el matrimonio para las parejas del mismo género”. “Pero no perdimos el tiempo, haces varios años que venimos haciendo talleres con expertos y expertas, para tener preparados paquetes legislativos y presentarlos en el momento que cambie la Constitución, como se acordó en el último Congreso del Partido. Lo fundamental es que ya es parte de las políticas del Partido, que significa que existe la voluntad política del estado”.

Además, ¿por qué resistirse tanto al matrimonio homosexual? Como dijo, con su maravillosa ironía la famosa actriz Whoopi Goldberg: “Si no te gusta el matrimonio gay, no te cases con un gay”.

*corresponsal de Cubainformación en Cuba

Foto: Fulvio Bugani

Etiquetas: , , , , ,

23/05/2017 16:56 Ida Garberi Enlace permanente. Cuba No hay comentarios. Comentar.

Gustavo Castro: “Berta me eligió para que su grito no se quede sepultado”

20170301195659-gustavo.jpg

Ida Garberi*

“Aquí es muy fácil que a uno lo maten. El coste que pagamos es muy alto. Pero lo más importante es que tenemos una fuerza que viene de nuestros ancestros, herencia de miles de años. Ese es nuestro alimento y nuestra convicción a la hora de luchar”.

Berta Cáceres

 

En el 12º Taller Internacional sobre Paradigmas Emancipatorios “Berta Cáceres Vive”, La Habana del 10 al 13 de enero de 2017, entre los invitados asistentes estaba Gustavo Castro, fundador de la asociación “Otros Mundos A.C. Chiapas”, único testigo del vil homicidio de la luchadora indígena Berta Cáceres.

“Desde el primer momento que conocí a Berta en Chiapas, en el 1999, recuerdo a una mujer incansable, inquebrantable, de quien yo aprendí mucho. Ella siempre mantenía la esperanza, la resistencia, estaba convencida de que había que buscar otro mundo donde quepan todos y todas. Pero el sistema capitalista no acepta eso… desde el momento que entraron los sicarios, sentí que no podía hacer nada y tenía ese dolor, ese sentido de culpa, pero después un compañero en Honduras me dijo ‘Gustavo, tranquillo, Berta te eligió para que pudiera denunciarlo, para que siga su lucha y porque su grito no quede enterrado’. Pero ahora sé que no solo me escogió a mí, nos escogió a todas y todos, porque Berta vive en todas las luchas, Berta se sembró y se multiplicó”.

En la conferencia de prensa que Gustavo concedió con dos de las hijas de Berta Cáceres, Berta y Laura Zúñiga, denunció el extractivismo depredador, muy presente en Mesoamérica, donde tratados de libre comercio obligan a los gobiernos modificar sus leyes para permitir a las transnacionales que se lo lleven todo. En Honduras, por hacer un ejemplo, hasta el 40% del territorio está comprometido por las concesiones mineras. Siempre por estos tratados asesinos de libre comercio, si por las protestas no se pueden lograr los proyectos, los estados deben pagar a las trasnacionales multas millonarias. Así de sencillo: para los gobiernos es más fácil y más económico asesinar o criminalizar los líderes de los movimientos sociales, con total impunidad.

En el caso específico de Honduras, el 90-95 % de los crímenes quedan impunes y no se investigan, además, el expediente del caso de Berta se mantiene secreto y hasta los abogados no tienen acceso a todos los documentos. Para colmo, la autoridad jurídica se inventó un auto robo para hacer desaparecer el testimonio de Gustavo, que asegura que hasta el fin del 2016, ninguno de los acusados fue el ejecutor material del asesinado. Gustavo también en diciembre denunció al gobierno de Honduras en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) por el maltrato sufrido después del asesinado de Berta, cuando llegaron a secuestrarlo, sin permitirle regresar a México. Por todo eso preguntamos a Gustavo, como Cubainformación, cómo se está protegiendo, qué consejo puede dar a otros líderes de los movimientos sociales para salvarse de las agresiones de los gorilas.

“Como ya dije en la conferencia de prensa, en América Latina, por culpa de los tratados de libre comercio aumentará en manera vertiginosa la criminalización de los líderes de los movimientos, porque es más barato criminalizar o matar que pagar deudas. Hoy en día las más golpeadas son las mujeres, que están al frente de muchísimas resistencias. A los gobiernos ya no les importa si tienen impuestas las medidas cautelares de la CIDH, como la tenía Berta; además, son medidas emitidas por el mismo estado que está asesinando. Es totalmente horrible, absurdo. Tampoco los Premios Goldman sirven, por el contrario, los y las premiados y premiadas son l@s primer@s en ser perseguid@s”.

“Nosotros, los luchadores, sabemos que si no abandonamos la lucha y no salimos de nuestros países y el poder decide ir por ti, será solo cuestión de suerte. Lo de Bertita estaba planeado hacía tiempo, incluso, se había pagado con muchos meses de antelación. Le propuse venir a descansar un tiempo en Chiapas, pero ella no quiso, no podía aceptar dormir tranquilla mientras iban a seguir matando a su pueblo lenca. Es una cuestión de ética, de dignidad, de coherencia. ¿Entonces, qué? Sabemos lo pesado que es tener medidas cautelares con la policía metida en tu casa todo el tiempo, que supuestamente te está protegiendo, cuando en realidad te están vigilando y controlando. Es urgente generar otros mecanismos colectivos para cuidarnos, porque somos muy indisciplinados. Es súper agotador cambiar rutina continuamente, cambiar el celular, cambiar casa, escribir encriptado. Yo mismo estoy cansado, llega un momento que pierdes el miedo y aceptas que pueden matarte en cualquier momento”.

“Un ejemplo de criminalización de los movimientos son los cambios de las leyes que pueden acusarlos de terrorismo si deciden un bloqueo de las carreteras, si paran un proyecto minero es secuestro de la sociedad y se está cometiendo un crimen de delincuencia organizada donde los líderes pueden “ganarse” hasta 90 años de cárcel. Por eso tenemos que encontrar una nueva estrategia de resistencia, tenemos que ser astutos, hábiles, cometer menos imprudencias, porque el marco ha sido modificado y no podemos permitirnos de morir o de ir presos, porque el movimiento después se viene abajo”.

Queda claro que la denuncia internacional es fundamental en todos los casos. No se puede permitir que el asesinato de Berta caiga en el olvido. Hay que exigir una comisión internacional independiente reconocida por el estado de Honduras que investigue el caso; y como dijo Gustavo: “En toda América Latina hay mucha gente en defensa de sus territorios, su lucha no es por ellos, es por el beneficio de todos. Por eso la solidaridad debe ser general para todos, porque al final de cuentas es un beneficio común, aunque sólo algunos pongan el pellejo. La gente está defendiendo la salud, el agua, los territorios, la vida. La responsabilidad es pareja. Tiene que ser global, ¡ya no tenemos tiempo!, como decía Berta. No podemos hacer como que no pasa nada, ocultar la realidad, hacernos de los ojos que no ven. ¡La lucha es de todos!”.

*corresponsal en Cuba de Cubainformación 

01/03/2017 13:57 Ida Garberi Enlace permanente. Honduras No hay comentarios. Comentar.

Fidel: no te pueden sepultar, tú serás sembrado como semilla de libertad

20161202002907-fidelesfidel2.jpg

 

Ida Garberi*

“Cuando los hombres son hombres verdaderamente, ni se mueren ni se entierran, se siembran para perdurar”

Julián Conrado, cantor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo

 

Cuando una persona, como yo, ya cumplió los 50 años, tiene muchas personas de su vida que ya no la acompañan, porque la naturaleza sin piedad le pasó la cuenta. Las primeras veces el dolor es casi insoportable, después, poco a poco, se aprende a aceptar estas ausencias. Pero por algunos seres especiales nunca el vacío que dejaron se llena o desaparece, cada día, cada minuto, que pasan, con necedad, las percibimos al nuestro alrededor. Ya a mí me había pasado con mi hermana Celia Hart Santamaría o mi Comandanta Bertha Cáceres, mujeres elegidas por la vida para ser únicas, para tocar el corazón tan profundamente de quienes las conocimos, que sus huellas más nunca desaparecieran. Pero ahora con Fidel es algo sin explicación, nunca conocí al Comandante en Jefe personalmente, lo veía como un héroe, pensaba que su muerte claramente me iba a doler, pero lo sentiría como algo grande, como un personaje diáfano e inalcanzable que siempre queda como paradigma.

No, claramente no fue así, y el hecho de no ser cubana tampoco importa.

Las lágrimas siguen saliendo mientras veo esa pequeña cajita que preserva tus restos mortales dando el último saludo a tu pueblo, Fidel, y no puedo aceptar que una vida tan llena y trascendente pueda conseguir quedarse en tan poco espacio.

Viviendo en Cuba desde hace 16 años aprendí del pueblo cubano que….. Fidel es Fidel.

Su mirada tan profunda, tan astuta, sus dedos tan finos, tan largos, tan inquisidores me acuerdan a mi padre biológico, mi héroe personal, que admiro con sus errores y sus virtudes, que nunca pude perdonar por que dejó este mundo años atrás.

Fidel tiene ese poder, en todos los cubanos y las cubanas en todos los revolucionarios y las revolucionarias verdaderos alrededor del mundo, que tiemblan delante de cada injusticia que perciben (no los que utilizan hasta este luto para relucir su personalidad y ponerse, solitos, medallas que no existen, y puedo asegurar que vi unos cuantos por allí).

Él supo sembrar dignidad, rebelión, revolución, humanidad, unidad, internacionalismo, pero también sentimientos de familiaridad y cercanía. De verdad que no acabo de entender el odio de los chacales de la otra orilla que festejan la desaparición física del León, que no quieren reconocer la magnitud del León, y creen que comiendo carroñas pueden entrar en la historia. Un padre nunca es perfecto, por ser padre, hiere más cuando nos enfrenta, cuando nos castiga, y nosotros no estamos de acuerdo. Pero Fidel no es Dios, su grandeza fue sembrar ese sentimiento familiar que nos permite aceptar sus errores. Mi corazón sigue apagado, triste, pero más fuerte, más rojo y más rebelde, porque “Revolución es cambiar todo lo que debe ser cambiado…es no mentir jamás ni violar principios éticos”: yo también lo juré con el pueblo cubano. Sé que estas líneas no serán de agrado para muchos, pero como escribía el otro día el grupo musical cubano Buena Fe: Hay días en que hay que ser uno y que te odien o te quieran, pero en paz contigo mismo.

*corresponsal de Cubainformación en Cuba

Etiquetas: , , , , ,

Celia Hart Santamaría: ocho años sin ti, pero siempre viva en nuestros corazones

20160907031105-celia-hart-3.jpg

Ida Garberi*

 

"Al mundo vine llena de amor y fuerzas, me iré con lo que vine multiplicada, y glorificando a la vida y al hombre”.

Celia Hart Santamaría

 

No quiero hoy hablar de la muerte, porque tu Celia, aquel 7 de septiembre del 2008 solo desapareciste de nuestros ojos, porque “la muerte no es verdad cuando se ha cumplido bien la obra de la vida”, como decia tu amado José Martí.

Solo quiero recordarte una vez más, mi hermana del corazón, Celia Hart Santamaría, en las palabras de Antonio Guerrero, héroe de la República de Cuba, trascribiendo la entrevista en video que le hice en ocasión del 14 de febrero del 2015.

Hablé con Antonio del libro "Les debo verlos libres", que recopiló cartas cruzadas entre Celia y los Cinco Héroes Cubanos, principalmente con su "Tony del alma", como ella misma amaba llamarlo.

 

Tony me dijo: “Es maravilloso que se hubiera publicado ese libro, lo pude leer a mi regreso”. A veces los Cinco, en prisión, tenían problemas para recibir los libros y gracias a su amigo Vicente Feliú, el trovador, pudo tenerlo en sus manos. Y de todo lo que recoge el texto, le encantó encontrar la pasión inquebrantable de su hermana Celia, aquel sentimiento que ponía en cada cosa.

"Ella empezó a escribir a los Cinco en el anonimato, se firmaba como ’Ofelia’, por la razón de sus padres, Armando Hart y Haydée Santamaría; pero inmediatamente nos dimos cuenta que era Celia y se convirtió en ’Celia del alma’; pasó a ser alguien muy cercana a nuestros corazones, como muchos amigos, como tú misma; sabes bien como ustedes los solidarios nos dieron mucho aliento, mucho cariño, con mucha correspondencia. Pero con Celia todo fue muy especial, ella era un volcán de amor, de ideas, de energía, por esa lucha honesta que ella hacía por un mundo mejor. La pérdida de Celia fue dura, muy dura para todos, pero Celia no está muerta, está presente aquí, en nuestros regresos, está presente en este libro, y nos seguirá acompañando en la felicidad y en el amor que vamos a dar. Siempre estará con nosotros, sus ideas no morirán, porque las suyas, son de la que no mueren nunca".

"Celia era una revolucionaria cabal, amante de las palabras de Fidel y de la Revolución, y por la Revolución lo dio todo, en el mejor sentido de la palabra. Luchó siempre para construir una realidad mejor, a pesar de nuestras dificultades. En mi corazón, con la Celia revolucionaria, tengo la Celia amiga, hermana, entrañable, querida. Representa todo lo que sea amor. Esa pasión limpia suya, independientemente de la diversidad de ideas que se pueda tener, es lo que hace el mundo mejor. Celia va a estar en muchas batallas. Seguirá allí, al lado del pueblo palestino, una lucha donde ella se involucró mucho, porque como decía el Che Guevara donde quiera que hubiera una injusticia…, Celia levantaba su voz. Y además es una cubana, parte de nuestra historia".

 

Y para concluir quiero recordar un poema de Tony, del 14 de febrero del 2014, cuando todavía estaba atrás de las rejas y que escribió porque se lo pedí, para dedicarlo a Celia, a los amigos y a las amigas, en un día del amor:

“HASTA DONDE MI AMOR

 

Hasta donde mi amor es mi mano en la tuya,

mi esquela de dos líneas, mi regalo sencillo.

Hasta donde mi amor sabe lo que es ternura

y entre ramas del tiempo hacer un fuerte nido.

 

Hasta donde mi amor es un verso en la bruma,

una paloma errante volando los caminos.

Hasta donde mi amor es esa fuerza pura

que despierta la esencia del calor y del frio.

 

Hasta donde mi amor, que unifica y expande,

‘no es amor de uno solo, sino un alma de todos’.

 

Hasta donde mi amor se parece a la sangre,

a la estrella sin nombre, al mundo que conozco.

Hasta donde mi amor es como un largo viaje,

la eternidad de un beso, ardiente y victorioso”.

 

*corresponsal en Cuba de Cubainformación

 

06/09/2016 21:11 Ida Garberi Enlace permanente. Cuba No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris